El comité organizador de Londres 2012 (LOCOG) devolverá el dinero de las entradas para los próximos Juegos Olímpicos a aquellos espectadores que no las deseen y volverá a ponerlas a la venta en abril, anunció hoy el organismo.

El LOCOG había diseñado una página web oficial de "reventa" para que fueran los propios espectadores quienes ofrecieran directamente sus entradas a otras personas pero, tras sufrir diversos problemas técnicos, finalmente reembolsará el dinero a quien lo solicite.

La decisión del organismo llega después de un proceso de venta de entradas que resultó convulso: primero se colapsaron los servidores que gestionaban la venta y después se anunció por error a miles de personas que habían logrado adquirir una entrada.

En total, se vendieron 10,8 millones de entradas (8,8 millones para los Juegos Olímpicos y dos para los Paralímpicos), que fueron asignadas por sorteo entre las decenas de millones de peticiones que recibió el LOCOG.

El comité ha autorizado a unas pocas compañías extranjeras para vender entradas, aunque ha advertido a los espectadores británicos de que al adquirir boletos a través de internet se corre el riesgo de recibir entradas falsas.

El sitio web diseñado por el comité volverá a abrir esta tarde, tal y como estaba previsto, después de varios días cerrado por causas técnicas, pero no se podrá comprar entradas hasta cuatro meses antes de que den comienzo las Olimpiadas, el 27 de julio.

A partir de hoy se abre un plazo de dos semanas, hasta el 3 de febrero, en el que los poseedores de entradas para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos podrán venderlas en la página web del organismo por su "valor nominal".

"Todas las entradas que volvamos a comprar a los espectadores serán puestas de nuevo a la venta a partir de abril. Creemos que este sistema, comprar las entradas y volverlas a ofrecer, será una experiencia mejor para nuestros clientes", apuntó el director comercial del LOCOG, Chris Townsend.