Flamengo y su estrella Ronaldinho llegaron a Bolivia con poco más de una semana de anticipación a su partido contra Real Potosí para adaptarse a la altura que enfrentarán en su debut en la Copa Libertadores 2012.

El conjunto carioca llegó primero a la región oriental de Santa Cruz y el martes se trasladó a Sucre, ubicada a unos 2.750 metros sobre el nivel del mar.

El plantel brasileño se quedará en Sucre antes de viajar la próxima semana a la sede del partido en Potosí, a 4.000 metros sobre el nivel del mar. El encuentro por la primera fase de la Libertadores será el 25 de enero.

Al iniciar los entrenamientos, la gobernación de Sucre obsequió a Ronaldinho un colorido poncho indígena hecho en un telar, característico de la localidad de Tarabuco, unos 450 kilómetros al sur de La Paz.

El jugador agradeció el gesto y se puso el poncho, para luego unirse al resto del plantel para iniciar el entrenamiento.

Los jugadores brasileños no hicieron declaraciones y el ex astro del Barcelona estuvo rodeado por un grupo de seguridad que no dejó acercarse a la prensa ni a sus hinchas.

El entrenador del equipo brasileño, Vanderlei Luxemburgo, sólo manifestó que no se darán notas a la prensa hasta nuevo aviso.