El comisario europeo de Ampliación y Política Europea de Vecindad, Stefan Füle, y el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjørn Jagland, firmaron hoy el programa para fortalecer las reformas democráticas en el sur del Mediterráneo, que comenzará en Marruecos y Túnez.

De carácter trianual y con un presupuesto de 4,8 millones de euros, este programa conjunto aspira a apoyar las reformas democráticas, la independencia y la eficacia del poder judicial, además de promover el buen gobierno.

Para ello, explicó Fülle a la Prensa, se beneficiará de la experiencia de la Comisión de Venecia, órgano consultivo del Consejo de Europa al que pertenecen Marruecos, Argelia y Túnez, que colabora con este último país en su proceso constituyente.

El programa tiene asimismo entre sus objetivos la lucha contra la corrupción y el tráfico de seres humanos y la promoción de los derechos humanos y los valores democráticos.

El comisario europeo, que iniciará mañana una visita de dos días a Marruecos, aseguró que hay negociaciones abiertas con otros países de la región, como Jordania, Egipto, Israel, la Autoridad Nacional Palestina, Argelia y Libia.

Fülle resaltó igualmente que la dos organizaciones velarán para que las ayudas económicas se destinen a los objetivos de este programa que forma parte de "la respuesta global de la UE a la primavera árabe".

El secretario general del Consejo de Europa precisó que no se trata de un programa impuesto, sino requerido por las autoridades de los países beneficiarios.

Esta asociación entre la UE y el Consejo de Europa supondrá "un apoyo a la transformación política y democrática" que viven los países de la ribera sur del Mediterráneo, añadió Jagland.