La justicia de Ecuador rechazó hoy la recusación que había solicitado el periódico El Universo, después de que un juez condenara a tres dirigentes del diario y a uno de sus editorialistas a tres años de cárcel, informó una fuente de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) del país.

El rotativo puso una recusación a los jueces de la Segunda Sala de Garantías Penales de la Corte Nacional de Justicia, Luis Quiroz, Enrique Pacheco y César Salinas para que los apartaran del caso.

Sin embargo, los conjueces Gerardo Morales, Giovanny Criollo y Leonidas Plaza rechazaron la recusación "por falta de idoneidad jurídica", es decir, "porque no tiene fundamento jurídico", explicó la fuente de la CNJ a Efe.

Quiroz, Pacheco y Salinas son los encargados de revisar la sentencia que sigue el presidente del país, Rafael Correa, contra tres directivos del periódico y el exjefe de opinión de El Universo, Emilio Palacio, quienes en julio de 2011 fueron condenados a tres años de cárcel y a pagar una indemnización al mandatario de 40 millones de dólares por un supuesto delito de injurias.

El pasado 21 de diciembre de 2011, El Universo puso un recurso de casación, que será revisado por Quiroz, Pacheco y Salinas, pero el 6 enero puso un recurso de recusación de los jueces porque "no atendieron un requerimiento de la defensa dentro del proceso", detalló el diario en un artículo publicado en su web ayer.

Esta misma tarde, la defensa de El Universo volvió a presentar otra recusación contra los jueces Quiroz, Pacheco y Salinas, si bien ni el rotativo ni la fuente de la CNJ especificaron los argumentos de esta nueva acción llevada a cabo por los abogados de los dueños del rotativo.

Los directivos de El Universo y el periodista Emilio Palacio fueron demandados por Correa por injurias calumniosas por un artículo de opinión en el que el periodista acusaba al presidente de haber ordenado "fuego discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente", en referencia al 30 de septiembre de 2010 cuando el mandatario fue retenido por agentes sublevados en un centro médico de la policía.

Ese día centenares de personas acudieron al hospital bajo la consigna de salvar a Correa, mientras que militares que se mantuvieron leales al presidente y los policías sublevados protagonizaron un tiroteo que se saldó con cinco muertos, entre ellos un joven universitario.