La empresa alimentaria Kraft anunció hoy que eliminará este año 1.600 puestos de trabajo en Estados Unidos y Canadá como resultado de su proceso de división en dos compañías independientes, al tiempo que elevó sus pronósticos de beneficio para el ejercicio fiscal 2011.

Con el fin de avanzar en sus planes para segregarse en dos firmas, Kraft reveló que ajustará su departamento de ventas de EE.UU., lo que provocará un 40 % de los recortes anunciados, reducirá de cuatro a dos sus centros de dirección en ese país y eliminará puestos actualmente sin ocupar.

"Cuando anunciamos en agosto pasado nuestra decisión de crear dos compañías de primer nivel, dijimos que serían más pequeñas y más competitivas", manifestó hoy al anunciar esos recortes la presidenta y consejera delegada de la firma, Irene Rosenfeld, quien añadió que esta transformación "mejorará la efectividad y crecimiento" de ambas firmas.

Hace algo más de cinco meses, la empresa con sede en Northfield (Illinois) anunció que se dividirá en dos compañías independientes, una dedicada a la alimentación y otra a los aperitivos, con la intención de competir con firmas como las cadenas de grandes superficies Target o Walmart, que están incrementando sus divisiones alimentarias.

También este martes, la compañía, una de las treinta que forma el índice Dow Jones de Industriales, la principal referencia de Wall Street, revisó al alza sus previsiones de beneficio para el conjunto del ejercicio fiscal 2011, unos resultados que difundirá oficialmente el próximo 21 de febrero.

En concreto, la firma prevé ahora que en 2011 su beneficio neto por acción se coloque en los 2,28 dólares, por encima de los 2,27 dólares por título que había previsto inicialmente, al tiempo que pronostica que sus ingresos aumenten en 2011 el 10 % interanual.

Gracias a esa revisión al alza de sus pronósticos de ganancia, las acciones de Kraft subían el 1,14 % a dos horas para el cierre de la sesión en la bolsa de Nueva York (NYSE), donde en los últimos doce meses se han revalorizado el 22,11 %.