El comandante de la prisión de Guantánamo defendió el martes su orden de exigir una revisión de seguridad del correo legal de los detenidos que enfrentan cargos por crímenes de guerra.

El contralmirante David Woods dijo que esta medida equilibra la necesidad de los abogados defensores de comunicarse con sus clientes, con las exigencias de seguridad en la base.

Woods testificó en una audiencia previa al juicio en un caso contra un hombre saudí acusado de orquestar el ataque mortal contra el buque Cole en 2000. Abd al-Rahim al-Nashiri, de 47 años, es considerado uno de los más altos dirigentes de al-Qaida. Ha estado detenido en la Base Naval estadounidense en la Bahía de Guantánamo, Cuba, desde el 2006.

Los abogados de Al-Nashiri dijeron que la orden de Woods violaría la inmunidad de las comunicaciones entre abogados y clientes. La defensa pide a un juez militar, el coronel James Pohl, anular la norma, lo que crearía una situación potencialmente conflictiva entre Pohl y Woods. Más testimonios sobre la orden están programados para este miércoles.

Pohl rechazó una moción presentada por los abogados de Al-Nashiri para permitirle estar sin cadenas cuando asiste a reuniones con sus abogados en la base estadounidense en Cuba. El juez dijo que la defensa pedía que sustituyera con su criterio el de los guardias militares en Guantánamo.

Rick Kammen, uno de los abogados de Al-Nashiri, dijo que el gobierno podría proteger adecuadamente a Al-Nashiri y al resto de la población en Guantánamo al cerrar con candado la puerta de la sala de reuniones.

Al-Nashiri fue capturado en el 2002 en Dubai y estuvo detenido por la CIA en una serie de prisiones secretas antes de ser trasladado a Guantánamo.

Al-Nashiri fue uno de los presos sometidos a las controvertidas técnicas aumentadas de interrogatorio, incluyendo el ahogamiento simulado. También fue amenazado con una pistola y un taladro eléctrico, ya que los interrogadores creían que se estaba guardando información sobre posibles ataques contra Estados Unidos, según un informe del inspector general de la CIA.