El Barcelona saldrá con todo el miércoles cuando visite al Real Madrid en busca de un buen resultado en el choque de ida por los cuartos de final de la Copa del Rey, sin confiarse por la hegemonía que ha ejercido en tiempos recientes ante su clásico rival, afirmó el técnico azulgrana Pep Guardiola.

"La única opción de dejar la eliminatoria viva y con opciones en la vuelta es ir por el partido", declaró Guardiola en una rueda de prensa el martes. "Intentaremos no ir, sabiendo que hay 180 minutos, pensando en que hay partido de vuelta porque las veces que he ido como jugador así, salía un poco escaldado".

El Barsa sólo ha perdido uno de sus últimos 12 partidos ante Madrid, y ese fue en la final de la pasada edición del torneo de copa.

Los dos grandes del fútbol español se midieron el pasado diciembre por la liga, con una victoria 3-1 de los azulgranas como visitantes en el estadio Santiago Bernabéu.

"No cuentan los precedentes, no existen. Es un nuevo día, con partido y árbitro nuevo, los jugadores jugarán durante 90 minutos, habrá 90.000 personas animando al equipo de blanco... Es lo bonito del deporte", afirmó Guardiola.

También advirtió que el Barcelona no puede caer en la trampa de verse como favorito.

"Contra el Madrid uno nunca puede sentirse favorito, intuyo que si el Madrid ganara mucho contra nosotros tampoco se sentiría favorito contra el Barcelona. No lo creo", sostuvo.

Guardiola se mostró de acuerdo con su colega madridista José Mourinho al indicar que el compromiso copero se encuentra en una escala menor en las prioridades de la temporada, como la lucha por los títulos de Liga nacional y Liga de Campeones, aunque señaló que ahora hay que asumir el desafío con todo.

"Estoy de acuerdo con él (Mourinho). De las tres, la Copa es la menos prestigiosa entre comillas pero ellos saben que no vamos a tirar la eliminatoria y nosotros sabemos que ellos no la van a tirar. Van a querer ganar la eliminatoria y el partido", sostuvo.