El tenis sudamericano sigue de enhorabuena en el Abierto de Australia y al igual que en la primera, firmó una gran segunda jornada, con la clasificación de cuatro de sus cinco representantes masculinos, mientras que la única jugadora que entró en liza, la argentina Gisela Dulko, perdió su partido.

Santiago Giraldo completó el pleno colombiano en el torneo, tras resolver con autoridad su partido ante el italiano Matteo Vitola por 6-4, 6-2 y 6-1.

Giraldo no encontró demasiado oposición en su rival, que provenía de la fase previa, y con este triunfo iguala la segunda ronda conseguida en sus dos anteriores participaciones en el torneo australiano. Sin embargo, las opciones de progresar en el cuadro del tenista de Pereira son complicadas, ya que su próximo compromiso será con el número uno mundial Novak Djokovic.

Tres jugadores brasileños entraban en el cuadro en esta jornada. Felipe Mello y Thomaz Belluci sacaron adelante sus compromisos, mientras que Joao Souza, que jugaba el segundo partido de Grand Slam de su carrera, no pudo con el australiano Matthew Ebden, quien se impuso por 6-3, 7-6(1) y 6-2.

Bellucci resolvió en tres sets su partido frente al israelí Dudi Sela por 7-6(5), 6-4 y 6-3, pero en segunda ronda tendrá un complicado adversario en el francés Gael Monfils, cabeza de serie 14 del torneo australiano.

Por su parte, Mello acabó con la aventura del español Roberto Bautista, quien debutaba en un Grand Slam, tras derrotarle por 6-4, 6-4 y 7-5 en 2 horas y 36 minutos, y en la siguiente ronda podría tener de rival al francés Jo-Wilfred Tsonga, sexto favorito del torneo, si éste saca adelante su partido ante el uzbeco Dennis Istomin.

Los representantes argentinos vivieron su cara en el cuadro masculino y la cruz en el femenino. Juan Ignacio Chela acabó con su particular maleficio en el Abierto de Australia, donde no superaba la primera ronda desde el año 2007, al superar al estadounidense Michael Russell por 7-6(3), 6-3 y 6-4.

La también bonaerense Gisela Dulko cayó ante Maria Sharapova que le infligió un severo castigo por 6-0 y 6-1.