La Asamblea Legislativa de Bolivia decidió esta madrugada no juzgar al expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé por la entrega a Estados Unidos y el desmantelamiento en 2005 de 41 misiles de fabricación china del ejército boliviano, informaron fuentes parlamentarias.

Tras un debate de más de seis horas, el pleno del Parlamento, de mayoría oficialista, aprobó enjuiciar solo al entonces ministro de Defensa, Gonzalo Méndez, con 117 votos a favor y 38 en contra, por sometimiento a potencia extranjera, espionaje y revelación de secretos, entre otros delitos.

El juicio contra Rodríguez (2005-06) fue promovido por el actual mandatario, Evo Morales, que ha llevado en los últimos años a los tribunales a sus antecesores y principales adversarios políticos, muchos de ellos hoy exiliados.

"Éste es uno de los actos más vergonzosos de traición a la patria cometido por funcionarios de Gobierno y ex militares (...) Es una de las páginas más negras y terribles de las Fuerzas Armadas", aseguró el vicepresidente de Bolivia, el exguerrillero Álvaro García Linera, también presidente de la Asamblea,

Linera dijo que en 2005 estaban convocadas elecciones y "se sabía" que Morales "iba a ganar", y entonces Estados Unidos, "con el apoyo de cipayos, de vendepatrias civiles y militares (...) deciden que esas armas de nuestro Ejército sean entregadas a sus patrones norteamericanos".

La senadora Sandra Soriano, presidenta de la comisión de diputados y senadores que propuso al pleno de la Asamblea exonerar a Rodríguez Veltzá, explicó que el expresidente no puede ser culpado porque no estaba en Bolivia cuando se entregaron los misiles chinos a Estados Unidos.