Hace apenas diez días, algunos columnistas ingleses hablaban de la debacle del Manchester United y el trágico fin de su exitoso cuarto de siglo bajo el mando del escocés Alex Ferguson.

En la víspera del cruce por la Copa de la FA con el Manchester City, dos titulares del 7 de enero en el portal de internet del diario The Guardian advertían: "Sir Alex Ferguson impotente para frenar el derrumbe del imperio de Manchester United" y "Manchester United enfrenta una muerte lenta si City le da el golpe de gracia en la Copa de la FA".

Al día siguiente, la prensa se enteró en el estadio que Paul Scholes, de 37 años, volvía de su retiro para reforzar el mediocampo del United. Pudo haber sido sólo un golpe de efecto del viejo zorro de Ferguson, pero Man U eliminó 3-2 a su agrandado vecino.

El sábado pasado, para completar la resurrección de Scholes y el regreso de la mística que él representa, el United le ganó 3-0 al Bolton con un gol del "Colorado". Aunque fuese por un día, alcanzó al City en la cima de la liga Premier y le recordó que no hay nada definido.

El club de los petrodólares recuperó la cima en solitario el lunes con una victoria 1-0 sobre Wigan.

Al promediar su torneo de liga, los Diablos Rojos y Ferguson enfrentan un dilema similar al del club con el que disputaron en mayo el trono del mejor equipo europeo: el Barcelona de Pep Guardiola, que los venció en la final de la Liga de Campeones.

También el Barsa está segundo detrás de su archirrival, Real Madrid, y también ve cómo comienzan a surgir las dudas de si podrá repetir su campeonato de liga, luego de imponerse en las tres últimas campañas.

Pero, como diría Mark Twain, "las noticias sobre mi muerte son exageradas".

Tanto el Man United como el Barsa tienen mucho tiempo y un cruce directo con el puntero para recuperar terreno en la lucha por el campeonato.

La liga inglesa acaba de disputar su 21ra fecha, por lo que quedan 17 más: 51 puntos en potencia. Y el próximo clásico de Manchester, con el City como local, se jugará el 28 de abril en la antepenúltima jornada de la Premier.

Nadie sabe qué puede pasar de ahora hasta entonces, con imponderables como las lesiones y las rachas buenas y malas de los jugadores. Pero si ambos logran mantener su ritmo, el campeonato podría definirse ese sábado en el estadio Etihad.

Hasta ahora, pese a su campaña arrolladora de 16 victorias, tres empates y dos derrotas, el City sólo le lleva a United tres puntos y nueve goles (la diferencia de gol decide al campeón en caso de empate). No es una montaña imposible de escalar para los de Ferguson, sobre todo si recuperan a varias figuras lesionadas o en recuperación, como el mexicano Javier Hernández.

"Sabemos que siempre habrá altibajos durante la temporada", dijo la semana pasada el zaguero del United Rio Ferdinand, ganador de cinco ligas en diez años bajo el mando de Ferguson. "...no creo que tengamos ventaja ahora por un resultado (ante City). Es muy temprano para decirlo".

"Vamos a tener picos y valles", siguió. "Ojalá Manchester City y Tottenham tengan bajones mucho más largos, podamos recuperar de lesiones a algunos jugadores clave y avancemos".

El Tottenham de Harry Redknapp, que de a ratos juega el mejor fútbol de Inglaterra, acecha a cinco puntos del líder y puede descontarle tres cuando lo visite el domingo.

En España, es aun más temprano para dar por muerto al rey.

La fecha del fin de semana fue la 19na, pero aún falta jugar la primera — suspendida por una huelga — para completar la ronda inicial. El Real Madrid, que le lleva cinco puntos al Barsa, ya se aseguró el título honorífico de "campeón de invierno", mientras se prepara para dos cruces con los blaugranas por la Copa del Rey.

El resultado de estos clásicos — sin contar un posible nuevo cruce en las fases de eliminación directa de la Champions — sin duda tendrá un peso sicológico en el derbi por la 35ta jornada de liga, el fin de semana del 21 y 22 de abril, tras el cual quedarán sólo tres fechas.

"Siempre hay algo extra, el que salga vencedor tendrá un plus de confianza y el que no tendrá que seguir compitiendo en lo que le queda", dijo el mediocampista culé Xavi Hernández en la previa del clásico del miércoles.

El Barsa hasta ahora ha dominado al Madrid de José Mourinho, con la excepción de la final de la Copa del Rey pasada.

Además, en el partido de abril será local en el Camp Nou, donde la última visita por liga de los merengues terminó con salsa: 5-0.

___

Diego Graglia es editor de Deportes de The Associated Press y está en Twitter como @TheDailyDG.