La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, de visita hoy en la capital de Costa de Marfil, Abiyán, reclamó hoy al Gobierno de Alassane Ouattara una mayor apertura democrática, diez meses después de la caída del anterior presidente, Laurent Gbagbo.

Hillary Clinton llegó a la capital marfileña ayer procedente de Liberia, en una visita por la región del África Occidental que la llevará también a Togo y Cabo Verde.

La secretaria de Estado americana expresó a Ouattara su convencimiento y el del presidente de EEUU, Barack Obama, de que "Costa de Marfil puede convertirse en el motor del crecimiento económico de la región", afirmó al término de un encuentro mantenido hoy con el mandatario africano en el palacio presidencial de Abiyán.

La jefa de la diplomacia americana advirtió, no obstante, a Ouattara que para lograr este objetivo "deben consolidarse los procesos democráticos, escuchar todas las voces y fortalecer las instituciones".

Clinton reconoció los esfuerzos realizados por el país para lograr la reconciliación nacional, tras la crisis desatada por las elecciones de noviembre de 2010 y la negativa del expresidente, Laurent Gbagbo, a asumir la victoria de su rival, Alassane Ouattara.

El enfrentamiento entre ambas facciones sumió al país en la violencia, y precisó la intervención de las Naciones Unidas y del Ejército francés, hasta la detención final de Gbagbo, que se encuentra ahora en la Haya para responder ante la Corte Penal Internacional.

La secretaria de Estado americana mostró su satisfacción por los pasos dados por el Gobierno marfileño "para superar rápidamente la crisis y organizar elecciones legislativas", que se celebraron el pasado 11 de diciembre de 2011, siete meses después de que Ouattara asumiera la presidencia, a finales de mayo de ese mismo año.

"Me congratula que Costa de Marfil haya retomado el liderazgo de la región y agradezco a Ouattara que haya visitado diez de los quince Estados de la CEDEAO (Comunidad Económica de Estados de África Occidental)", afirmó Clinton, en una rueda de prensa junto al presidente marfileño.

"EEUU quiere ofrecer su apoyo para que el país alcance las metas que se ha propuesto", añadió.

En cuanto a los problemas de seguridad en Costa de Marfil, Hillary Clinton garantizó al presidente su colaboración para lograr el desarme de las milicias, la reforma de las fuerzas de seguridad marfileñas y la recuperación económica del país.