El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, negó el martes que un ex agente de los servicios de inteligencia acusado de regentar prostíbulos en esta capital y México aportara fondos para su campaña electoral.

Macri negó conocer a Raúl Martins, ex agente de la Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE) que fue acusado ante la justicia de ser un proxeneta por su propia hija, Lorena Martins. La joven también denunció que Propuesta Republicana (PRO), la fuerza conservadora que encabeza Macri, recibió dinero de su padre para la campaña de 2011 tras la que el jefe de gobierno capitalino fue reelegido.

"No lo conozco ni ha sido aportante de nuestra campaña", dijo Macri a periodistas. Señaló que de este tema "tiene que ocuparse la ministra (de Seguridad, Nilda) Garré y el gobierno nacional" porque se investigan delitos federales como la trata de personas.

Macri es una de las principales figuras de la oposición y está señalado como seguro candidato para las elecciones generales de 2015.

Lorena Martins, quien también vertió sus acusaciones en entrevistas con medios de prensa, afirmó que el ex funcionario de la Agencia Gubernamental de Control de Buenos Aires Oscar Ríos habría recibido un sobre con efectivo para la campaña electoral del PRO.

Macri restó importancia a las pruebas presentadas por la joven al sostener que él puede "presentar 200 papeles que dicen lo mismo, diciendo que es un mail de alguien". "No hemos recibido ningún aporte y nadie lo conoce a este señor", subrayó.

Lorena Martins, quien recibe custodia de las fuerzas de seguridad, dio detalles a la prensa del presunto pago de fondos al PRO y a funcionarios del gobierno de Buenos Aires para evitar controles en prostíbulos de la capital.

Recientemente señaló al diario Perfil que uno de los empleados de su padre, Pablo Paternostro, "es el que hace los pagos, en este caso los aportes a la campaña o a la parte corrupta de la Agencia Gubernamental de Control" capitalina y que tiene "buenos vínculos" con Ríos.

La joven también ha dicho que Macri habría estado junto a su esposa, Juliana Awada, en un prostíbulo de Martins en Cancún en compañía del argentino Gabriel Conde quien, según indicó, está prófugo de la justicia por regentar en los años 90 un prostíbulo en Buenos Aires.

"Gabriel Conde es hijo de Luis Conde, que fue vicepresidente de Boca (Juniors). Lo conozco hace veinte años. Punto", señaló al respecto Macri, quien fue presidente del popular club de fútbol entre 1995 y 2007.

La denunciante rechaza que la causa que investiga las actividades de su padre en Buenos Aires y Cancún y los supuestos vínculos de éste con la alcaldía de Buenos Aires esté en manos del juez federal Norberto Oyarbide, ya que, según sostiene, él y su padre son amigos.

Dijo al respecto que este martes presentará ante la fiscalía un escrito en el que solicitará que Oyarbide se aparte de la causa.

La mujer hizo su primera denuncia a fines de diciembre ante la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos (Ufase) por el delito de trata de personas. El expediente pasó a la justicia federal y recayó por sorteo en el juzgado de Oyarbide.