Los sindicatos de Nigeria suspendieron el lunes su huelga general horas después que el presidente Goodluck Jonathan restauró parcialmente las subvenciones a los combustibles y sacó la tropa a la calle para poner freno a las crecientes algaradas callejeras.

Los dirigentes sindicales dijeron que la decisión fue una victoria para los trabajadores, permitiendo a sus líderes dirigir en el futuro la política de subvenciones a los combustibles, al mismo tiempo que el precio de la gasolina cayó a 60 centavos el litro (2,27 dólares el galón).

Empero, muchos manifestantes se unieron a las protestas con la esperanza de que el precio de la gasolina volviera a los 45 centavos por litro (1,7 dólares el galón), al mismo tiempo que criticaban la cultura de corrupción gubernamental en la nación más poblada de Africa.

La salida de la tropa a la calle cesó las manifestaciones el lunes y en determinado momento los soldados dispararon por encima de las cabezas de los manifestantes, pero Jonathan quizá tenga que encarar la indignación popular surgida en el país en los últimos días y recurrir a los militares en una nación con un amplio historial de golpes de estado desató de inmediato una encendida polémica.

"Se trata de un caso claro de intolerancia y de clausura del espacio democrático contra el pueblo de Nigeria, que debe ser condenado por todas las personas amantes de la democracia de todo el mundo", dijo una declaración del Grupo Salvemos a Nigeria, que organizó las grandes manifestaciones en Lagos.

El Congreso Nigeriano del Trabajo y el Congreso Sindical dijeron el lunes a los periodistas en la capital nigeriana de Abuya que aplaudían las recientes promesas gubernamentales de analizar la corrupción en el sector petrolero del país y dijeron que los seis días de huelga fueron un éxito.

"Estamos seguros que ningún gobierno o institución volverán a dar por descontados a los nigerianos", dijo Abdulwaheed Omar, presidente del Congreso Nigeriano del Trabajo.

___

Los periodistas de The Associated Press Bashir Adigun y Lekan Oyekanmi en Abuya, Nigeria; Ibrahim Garba en Kano, Nigeria; y Yinka Ibukun en Lagos contribuyeron a este despacho.

___

Siga a Jon Gambrell por Twitter en: www.twitter.com/jongambrellAP.