Edin Dzeko cortó el lunes la racha del Manchester City de dos meses sin victorias de visitante al marcar el gol del triunfo 1-0 ante Wigan, con el que los Ciudadanos sacaron tres puntos de ventaja en la cima de la liga inglesa de fútbol.

Tras 21 fechas, City, con 51 puntos, es perseguido por su gran rival Manchester United (48). Tottenham, próximo rival del líder, es tercero con 46 y Chelsea le sigue con 40.

El bosnio Dzeko cabeceó un centro de tiro libre del español David Silva para cortar una racha personal de 11 partidos sin goles. Su último tanto había sido el 5 de noviembre al Queens Park Rangers, casualmente la última victoria de visitante del equipo en la liga.

"Merecía hacer un gol", dijo el entrenador Roberto Mancini. "Anotó este gol muy importante para nosotros y espero que siga en el próximo partido".

City, que ganó su último título de liga en 1968, recibe el domingo próximo al Tottenham.

"Necesitábamos esta victoria", dijo el arquero del City, Joe Hart. "No fue linda y la cancha no estaba bien. Felicitaciones a Wigan, creo que están en una posición falsa en la liga por ahora, así que es un gran resultado para nosotros".

Wigan ocupa la última posición, con 15 puntos y a dos del primer equipo fuera de la zona de descenso de tres clubes.

Cerca del final, el hondureño Maynor Figueroa frenó con la mano un pase largo que hubiera dejado al argentino Sergio Agüero solo ante el arquero. Mancini protestó airado porque Figueroa sólo fue amonestado.

El delantero de Man United Wayne Rooney reaccionó en Twitter: "¿Manchini (sic) pedía una tarjeta roja?", preguntó.

La referencia solapada era a una situación similar en que Rooney pidió — y obtuvo — la expulsión del capitán del City Vincent Kompany al inicio del reciente choque por la Copa de la FA que United ganó 3-2. Mancini había criticado su actitud.