Un miembro del parlamento sirio abandonó el país para unirse a la oposición contra el régimen del presidente Bashar Assad, por considerar que el pueblo sirio sufre violaciones generalizadas de los derechos humanos.

Imad Ghalioun, quien representa a la ciudad central de Homs, dijo a la televisora Al-Arabiya que la ciudad, uno de los focos de resistencia contra el régimen de Assad desde marzo, es un desastre tras meses de represión gubernamental.

"El pueblo sirio vive su peor momento", dijo Ghalioun el domingo por la noche desde Egipto.

"Los habitantes de Homs están sitiados y la ciudad es un desastre", dijo. "No hay electricidad, montones de basura se acumulan en las calles ... El sonido de los cañoneos todas las noches tiene aterrorizados a los niños".

Agregó que hay muchos legisladores que respaldan el levantamiento pero que no lo han dicho públicamente.

Miles de personas han muerto en 10 meses de represión gubernamental contra un levantamiento popular que en los últimos meses ha quedado al borde de una guerra civil. La ONU sostiene que unas 400 personas han muerto en las últimas tres semanas de violencia callejera, además de las 5.000 muertas desde marzo.

El secretario general de la ONU pidió el domingo que Assad deje de matar a su propia gente y agregó que el "viejo orden" de mandato unipersonal y las dinastías familiares se han acabado en el Medio Oriente.

El secretario general Ban Ki-moon intervino en Beirut en una conferencia sobre democracia en el mundo árabe, donde dijo que los levantamientos de la Primavera Arabe demostraron que la gente no acepta ya la tiranía.

"Hoy vuelvo a repetir al presidente de Siria (Bashar) Assad: cese la violencia. Deje de matar a su pueblo", dijo Ban.

___

Aya Batrawy, periodista de The Associated Press, contribuyó a este despacho desde El Cairo.