Hace unos 3.500 años, cuando llegaba a su fin la Edad de Bronce en Europa y prosperaba la civilización olmeca en México, los indígenas en lo que hoy es San Antonio utilizaban herramientas primitivas para vivir de la tierra, tal como lo habían hecho durante miles de años.

En diversas partes de Texas se han encontrado vestigios de lo que fueron asentamientos humanos en la antigüedad y algunos de éstos datan de hace más de 10.000 años.

Ahora se tiene evidencia de que alrededor del año 1500 Antes de Cristo — unos tres milenios antes de la conquista española — los nativos locales construyeron estructuras a lo largo del río San Antonio.

El mes anterior, trabajadores que adelantaban obras para una construcción en el Mission County Park (Parque del condado de Misión) descubrieron vestigios de lo que fue una morada mientras buscaban la ubicación previa de la Misión de San José y que nunca encontraron en las cercanías.

Lo que hallaron en excavación y después volvieron a cubrir con la tierra tras una investigación preliminar fueron los restos de una choza prehistórica destruida en un incendio pero que dejó pistas importantes.

Este hallazgo arqueológico, cuya antigüedad se determinó con la prueba del carbono, fue revelado a principios de enero a los comisionados del condado de Bexar durante una discusión sobre la remodelación en marcha del parque a un costo de 5,2 millones de dólares.

Betty Bueche, que administra instalaciones del condado, dijo que la estructura se remonta al Periodo Arcaico Tardío que abarca del año 3000 al año 1000 Antes de Cristo. El análisis de las evidencias está a cargo del arqueólogo estatal y el Centro de Investigación Arqueológica UTSA.

"(El hallazgo arqueológico) aumenta la importancia cultural de este parque, y se ha determinado que es la tercera estructura más antigua conocida en el estado de Texas, así que tiene su propia categoría en la prehistoria. Cuando menos tiene la misma importancia que una misión", expresó Bueche a un tribunal.

Bueche dio abundantes detalles sobre el descubrimiento pero se abstuvo de precisar la ubicación de los vestigios debido al temor de que el lugar pudiera ser alterado por curiosos.

"Todo está bajo tierra. No se ve nada. Volvimos a cubrirlo", agregó.

Las autoridades aguardan los resultados de una segunda serie de pruebas para determinar con el carbono la fecha en la que se incendió la estructura.

Después, el arqueólogo estatal revisará esa información que será parte de un informe que prepara Steve Tomka, director del centro UTSA. Tomka no está autorizado a revelar sus conclusiones ni fotografías del lugar hasta que el estado haya efectuado una revisión, señaló Bueche.

Todavía se desconoce qué uso tenía la estructura y tampoco hay certeza en cuanto a las dimensiones de la misma.

"Todo lo que sabemos es que (esa choza) se incendió", dijo Bueche, pero aun así, los restos quemados pueden contar un pasado.

"Las estructuras que se hallaron antes y que corresponden a ese periodo tienen palos curvados, con los que se construía un tipo de choza con forma de domo. Llevaba postes verticales. Era un método de construcción que hasta este hallazgo y hasta la difusión de los resultados de las pruebas con carbono para determinar la fecha, desconocíamos que se remontaba a tanta antigüedad", expresó Bueche.

Muy pocas cosas se encontraron en el lugar donde se hallaron los restos de la choza quemada.

"Había algunos fragmentos de pedernal que obviamente fueron puntas de dardos, pero muy pocos objetos. Estamos en una etapa muy preliminar" de la investigación, apuntó.

El condado quiere aprovechar el descubrimiento mientras continúa las obras de remodelación del parque y completa los trabajos en Mission Reach, en el río.

Debido a que están en consideración ulteriores investigaciones, las autoridades podrían incluir la zona arqueológica en el programa educativo del parque.

Ninguna estructura similar se había encontrado en la región, donde las edificaciones más antiguas conocidas corresponden al periodo colonial. En Luisiana, son preservados montículos creados por el hombre y que corresponden al periodo Arcaico Tardío.

"Deseamos ilustrar que la ocupación (humana) de esta área es más antigua a la llegada de los españoles, y que ha habido una continuidad cultural desde la ocupación (de la zona) por parte de grupos autóctonos estadounidenses hasta la llegada de los españoles y el mundo moderno de hoy", expresó Bueche.

Por lo pronto, las autoridades confían en preservar su hallazgo y evitar daños al sitio arqueológico con las obras de construcción o con la llegada de buscadores de curiosidades.

El descubrimiento tuvo lugar durante los intentos para ubicar y preservar los vestigios del sitio donde, según archivos históricos, fue erigida antes la misión de San José.

Los expertos creen que el actual sitio de la misión de San José es el tercero. Las inundaciones destruyeron las dos iglesias previas.

"Ni idea teníamos de que encontraríamos lo que encontramos", expresó Bueche.

___

Información del San Antonio Express-News, http://www.mysanantonio.com