Una pintura del emperador Napoleón I. EFE/Archivo