El presidente francés Nicolás Sarkozy y su colega español Mariano Rajoy coincidieron el lunes en restar importancia a la rebaja de calificación de su deuda soberana y defendieron la imposición de un impuesto a las transacciones financieras y las políticas de ajuste para superar la crisis de la zona euro.

La agencia Standard & Poor's rebajó el viernes la calificación de la deuda francesa, desde el triple AAA hasta AA+. Pero el lunes, Moody's decidió mantener el AAA para el país galo.

Sarkozy se negó a responder a la pregunta de un periodista sobre si esta rebaja era un fracaso para Francia. Y posteriormente, aclaró que estas decisiones no alterarán su política económica.

"En Francia y en España, las agencias de calificación no son las que definen las políticas económicas", dijo Sarkozy en rueda de prensa en Madrid. "Francia tiene que reaccionar, pero con sangre fría. No hay que sobrevalorarlo".

"Tenemos que reducir nuestros déficits, nuestro gasto, mejorar la competitividad de nuestras economías para volver al crecimiento económico", agregó.

Standard & Poor's también rebajó la nota de España y en dos escalones, desde AA- a A+. En ese sentido, Rajoy señaló que tomaba nota, pero que sus políticas económicas estaban muy definidas.

"Al final, lo más decisivo es que Europa actúe y que cada uno en su país se marque su propio camino", afirmó Rajoy. "Si los países de la Unión Europea cumplimos con nuestro deber y el conjunto hace las cosas con rapidez, agilidad, realismo y sentido común, esta crisis la vamos a superar en no mucho tiempo".

En su primera entrevista bilateral con otro mandatario tras asumir el cargo hace menos de un mes, Rajoy dio por primera vez su expreso apoyo a la propuesta de Francia de crear un impuesto a las transacciones financieras. La llamada tasa Tobin.

"Cómo podemos decirle al ciudadano que hay subidas de impuestos, pero que la tasa a las transacciones no tiene que existir", afirmó Sarkozy. "Necesitamos que la tasa se imponga a toda la UE, pero para el mundo entero sería mejor".

"Cuánto más rápido se haga, muchísimo mejor", añadió Rajoy.

Sarkozy saludó las primeras medidas del gobierno conservador de Rajoy, asegurando que es importante que España supere su crisis de deuda y de desempleo, actualmente en el 21,5%, y evite el contagio a otros países del euro.

España se comprometió a reducir su déficit público al 4,4% del PIB en 2012. A la semana de tomar posesión, Rajoy anunció un drástico recorte y una subida temporal del impuesto sobre la renta de entre el 0,75% y el 7% según los ingresos.

"Estoy absolutamente convencido de que no les ha gustado", afirmó Rajoy sobre el sentir de la ciudadanía sobre esta subida. "Pero hemos adoptado esa decisión porque estamos en una situación muy complicada".

El presidente español afirmó que su intención es no subir más los impuestos, aunque no lo descartó por completo.

Por último, los dos dirigentes manifestaron su total sintonía en la lucha contra el grupo separatista vasco ETA, que anunció el cese definitivo de la violencia el 20 de octubre.

De hecho, Rajoy volvió a invitar a la organización, considerada terrorista por la Unión Europea, a que anuncie su disolución definitiva.

"El Estado de derecho no está en suspenso", aseguró Rajoy. "Mientras ETA siga existiendo, ETA es una organización terrorista y sus miembros parte de una organización terrorista".

"ETA tiene que dar el paso de su disolución definitiva", añadió.

La colaboración de Francia ha sido decisiva en la detención de activistas etarras, que suelen ocultarse en territorio francés. De hecho, el pasado fin de semana, agentes franceses arrestaron a tres presuntos miembros de la organización vasca.

"En la lucha contra el terrorismo, Francia seguirá al lado de España", dijo Sarkozy.

Previamente a este encuentro, el mandatario francés recibió de manos del rey Juan Carlos de Borbón el collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro, una de las distinciones más importantes que concede España a líderes extranjeros.

Sarkozy es el primer presidente de la república francesa en recibir la distinción desde Gaston Doumergue en 1926. La Orden del Toisón de Oro fue creada en 1430 por el Duque de Borgoña Felipe III el Bueno.

-----

El periodista de The Associated Press Jamey Keaten colaboró con esta nota desde Madrid.