Decenas de conductores de carretas tiradas por caballos protestaron el lunes en la céntrica plaza de Bolívar y lograron que la Alcaldía de Bogotá les ampliara por un año el plazo para sacar de circulación sus transportes, se informó oficialmente.

"Estamos tranquilos por el momento, porque nos dieron un plazo de un año y el encuentro con el secretario de gobierno de Bogotá, (Antonio) Navarro Wolf, fue un éxito", explicó en entrevista telefónica Guillermo Zambrano, vocero de la Asociación de Carreteros de Bogotá.

Los carreteros como se les conocen tenían plazo hasta este fin de mes para retirar de las calles bogotanas sus carretas y sus caballos, comentó telefónicamente la defensora de animales Lucía Acosta.

Zambrano dijo que el secretario Navarro les señaló que "todo tiene que ser concertado y nos dijo que la Alcaldía va a ser la petición de la reforma de una ley para ayudarnos".

Según Acosta, un censo hecho en 2010 estableció que en Bogotá había 2.154 carretas impulsadas por caballos y que de ellas vivían unas 15.000 familias.

El objetivo del Distrito Capital, agregó Acosta, es reemplazarles las carretas por aparatos como "motos-carros" para que los caballos no sean sometidos a extenuantes jornadas de carga "ya que a ellos les toca trabajar muy duro".

Para Andrea Padilla, asesora de temas relacionados con animales en el Concejo de Bogotá, "con Navarro Wolf quedamos en varias cosas: la primera y la más urgente es una prórroga al decreto de un año, es decir, que el 31 de enero de 2013 no tiene por qué haber una sola carreta en Bogotá".

Zambrano advirtió que le "gustaría reemplazar a (su caballo) 'Rayo' con mucho cariño, por una pequeña camioneta para reciclar, porque con un moto-taxi no llenamos nuestras expectativas porque no ayuda a nuestras familias, como la carreta o una camioneta".

Navarro Wolf les dijo en la jornada a los reporteros que les pidió a los carreteros que no permitieran el ingreso de más personas ajenas a su gremio porque de lo contrario "los 15.000 millones de pesos (8,1 millones de dólares) que tiene el Distrito para financiar el cambio no alcanzarían".

"Queremos concertar una solución que sea buena para ellos y que sea buena para la ciudad", enfatizó.