Bajo una fuerte presión de sus rivales, el favorito para quedarse con la nominación presidencial republicana Mitt Romney defendió sus antecedentes como inversionista de capital riesgo y dijo, de mala gana, que quizás divulgue su declaración de impuestos durante el primero de los dos debates previos a la fundamental elección primaria del fin de semana en Carolina del Sur.

"Estoy orgulloso de mi historial", contestó el ex gobernador de Massachusetts, y de mala gana respondió que la divulgaría en abril.

"No hay nada en ella que sugiera que hay algún problema y estoy feliz de hacerlo", dijo. "Siento que estamos mostrando mucha exposición llegados a este punto", agregó.

Romney fue objeto de críticas por parte de Newt Gingrich, Rick Perry y Rick Santorum a través de las dos horas de duración.

El ex gobernador de Massachusetts ganó los dos primeros eventos de la campaña, las asambleas partidarias de Iowa y las primarias de Nueva Hampshire la semana pasada, encabeza las encuestas en Carolina del Sur y obtuvo un respaldo clave en la jornada.

Gingrich prácticamente admitió que una victoria de Romney en Carolina del Sur aseguraría su nominación como el rival republicano del presidente demócrata Barack Obama en noviembre, y ninguno de los otros contendientes restantes ha cuestionado esa conclusión.

El debate se desarrolló apenas horas después de que el ex gobernador de Utah Jon Huntsman se retiró de la campaña y se adhirió a Romney.

Ese retiro elevó lo que está en juego en este debate — y en el del jueves — para Gingrich, Santorum, Perry y Ron Paul.

Gingrich y Perry encabezaron el asalto contra el historial de Romney en Bain Capital, una firma de capital de riesgo que compraba compañías e intentaba reestructurarlas y hacerlas más competitivas.

"Había un patrón en algunas compañías... de dejarlas con enormes deudas y que después de uno, dos o tres años fueran a bancarrota", dijo Gingrich. "Creo que es algo que él debe responder".

Perry se refirió a una planta siderúrgica en Georgetown, Carolina del Sur, donde, según él, "Bain irrumpió, la examinó y muchas personas perdieron su trabajo allí".

Romney dijo que la industria del acero se vio afectada por la competencia desleal de China. Y sobre otras empresas, señaló que "cuatro de las compañías en las que invertimos... tienen más de 120.000 puestos de trabajo hoy".

Fue Perry quien retó a Romney, un multimillonario, a divulgar su declaración de impuestos. El gobernador de Texas dijo que él ya lo hizo, y que cree que Gingrich también lo hará esta semana.