Bolivia inició el lunes la gestión 2012 de erradicación de plantas de coca ilegales con el objetivo de superar las 10.509 hectáreas que hizo en 2011, informó el viceministro de Defensa Social Felipe Cáceres.

"Nuestra meta siempre va ser superar lo que se ha hecho cada año", dijo Cáceres en el acto de inauguración de la erradicación en la localidad del Chapare a unos 300 kilómetros al este de La Paz.

Cáceres señaló que para iniciar operaciones en esa zona se está dialogando con los dirigentes cocaleros y así continuar con su política de una erradicación voluntaria que promueve el presidente Evo Morales.

"Estamos desplazando mayor sacrificio del gobierno para mejorar la lucha antidroga ahora tenemos la ayuda de Estados Unidos, Brasil y la Unión Europea", dijo Cáceres a los periodistas que asistieron al acto.

Aseguró que Bolivia destinará 20 millones de dólares, Estados Unidos 11 millones y la Unión Europea 40 millones de euros.

La ley antidrogas actual establece que la erradicación debe tener una "meta anual de 8.000 hectáreas anuales".

En Bolivia existen unas 31.000 hectáreas dedicada al cultivo de coca, de las cuales 12.000 son legales y están destinadas a usos tradicionales. El resto se desvía a la cocaína de la que el país es tercer productor mundial después de Colombia y Perú.