Al día siguiente de un inusual corto circuito, Roger Federer y Rafael Nadal se mostraron conciliatorios en torneo el debate sobre los cambios que los jugadores reclaman en el tour de la ATP.

Nadal había criticado a Federer por no pronunciarse públicamente sobre los asuntos que afectan el tour masculino, dejando que otros "se quemen" con los reclamos por un calendario con menos torneos y mejores premios.

Ambos se refirieron a la polémica tras anotarse victorias el lunes para avanzar a la segunda ronda del Abierto de Australia.

Federer señaló que "todo está bien" entre los protagonistas de la gran rivalidad del tenis, aunque reconoció que no coinciden en cuanto a cómo abordar los reclamos de los jugadores.

"No le guardo rencor", afirmó Federer. "Estos últimos meses han sido algo difíciles en cuanto a política dentro de la ATP".

"No siempre podemos estar de acuerdo en todo. Hasta ahora, no había pasado nada. Antes él solía decir: "'estoy de acuerdo con lo que Roger decida''', añadió Federer. "Ahora es más maduro. Tiene convicciones más fuertes, lo cual me parece fenomenal".

Por su parte, Nadal ofreció disculpas por airear en público sus diferencias con Federer, aunque no dio marcha atrás en cuanto a sus puntos de vista.

"Quizás me equivoqué con haberlo hecho (hablar a la prensa), especialmente porque estas cosas deben quedarse en el vestuario", dijo Nadal.

"Siempre he tenido una relación fantástica con Roger. Sigo teniendo una relación fantástica con Roger. Lo único que dije fue que tenemos visiones diferentes sobre el tour. Es sólo eso", añadió.

El cisma entre los dos astros trascendió luego de la reunión de los jugadores el sábado, en la que por segunda vez en seis meses se habló sobre la posibilidad de una huelga.

Nadal no fue el único en cuestionar la postura quieta de Federer. El ruso Nikolay Davydenko, un ex número tres del ránking, afirmó que no entiende por qué el 16 veces campeón de torneos del Grand Slam no respalda más a sus colegas.

Davydenko dijo que mientras Nadal y el número mundial Novak Djokovic ha promovido las reformas, Federer se ha resistido a involucrarse.

"No entiendo por qué Roger está al margen", señaló Davydenko. "Debe ser por no querer meterse en problemas. Es un buen tipo. Gana Grand Slams. Es suizo. Es perfecto".

"No quiere hacer nada, trata de estar alejado de esto", añadió.

Pero Federer señaló que su silencio no deber ser interpretado como falta de solidaridad.

"Estuve en la reunión. Entiendo completamente y apoyo las opiniones de los jugadores", dijo Federer. "Lo único que es diferente es que tengo otra idea de cómo se debe proceder. No lo voy a discutir con la prensa. Esto creo, lamentablemente, provoca que salgan notas negativas".