Los nombres fueron familiares: Kelsey Grammer, Matt LeBlanc, Claire Danes, Laura Dern y Jessica Lange. Pero el trabajo por el que fueron honrados el domingo con el Globo de Oro no.

Son actores muy conocidos por su trabajo en el cine o cadenas comerciales de TV. Cada uno ganó un Globo por su papel en una nueva serie de TV por cable que ha sido aplaudidas por la crítica o alcanzado éxito comercial el pasado año, o ambas cosas.

Danes obtuvo su tercer Globo de Oro en el papel de la agente de la CIA Carrie Mathison en "Homeland", del canal Showtime. La serie sobre terrorismo y un veterano de la guerra de Irak se llevó el honor al mejor drama de la televisión.

El papel insignia de Grammer fue el del psiquiatra Frasier Crane en "Frasier". Pero el domingo, ganó el Globo al mejor actor en un drama televisivo por su interpretación de un alcalde de Chicago en "Boss", de Starz.

LeBlanc, uno de los protagonistas de la serie "Friends", de NBC, no tuvo que esforzarse mucho para su nuevo papel, pues hizo de sí mismo en la serie "Episodes" de Showtime, lo que le valió el premio por actuación en comedia. LeBlanc le agradeció a los guionistas de la serie.

"Ellos escribieron sobre un Matt LeBlanc que, seamos honestos, era mucho más interesante y divertido que el verdadero", dijo. "Ojalá yo fuera él".

Lange, luego de ganar cuatro Globos de Oro por películas como "Un tranvía llamado deseo", recibió el premio a la mejor actriz de reparto de una serie televisiva por su papel en "American Horror Story", de FX.

Dern se llevó el honor a mejor actriz de comedia por su papel en "Enlightened", de HBO, en la que interpretó a la activista ambiental Amy Jellicoe.

Entretanto, "Modern Family", de ABC, cargó la bandera de las cadenas comerciales dando seguimiento a su Emmy a la mejor comedia televisiva con un Globo de Oro. El creador de la serie Steve Levitan y la estrella colombiana Sofía Vergara aceptaron el honor con un discurso intercalado en inglés y español con el que aprovecharon para bromear.