Venezuela planea abandonar el órgano de arbitraje internacional del Banco Mundial y considera que la disputa con compañías extranjeras debe resolverse en su propio sistema judicial, dijo el domingo un alto funcionario venezolano.

El ministro del petróleo Rafael Ramírez también dijo que Venezuela buscaría renegociar decenas de acuerdos internacionales relacionados con inversión.

"No aceptamos imposiciones y vamos al rescate de nuestra soberanía", dijo Ramírez en una entrevista por televisión.

Las disputas con compañías extranjeras, incluido un acuerdo aún no resuelto con Exxon Mobil Corp., serían dirimidas en juzgados venezolanos, no en foros internacionales como el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), manifestó el ministro.

"Vamos a notificar nuestra salida del CIADI", agregó.

La decisión de Venezuela de dejar el organismo afectaría a más de una docena de compañías extranjeras que tienen disputas por resolver con el gobierno del presidente Hugo Chávez respecto a la compensación por bienes expropiados.

El portal de internet del CIADI enlista 17 casos pendientes contra Venezuela, incluidos los de la compañía petrolera estadounidense ConocoPhillips Co. y la minera canadiense Crystallex International Corp.

Ramírez anunció recientemente que Venezuela no tiene la intención de pagarle a Exxon Mobil Corp. más que los 255 millones de dólares que acordó pagar en un fallo reciente.

Exxon Mobil también tiene otro caso de arbitraje pendiente ante el CIADI.