Un voto conservador dividido en Carolina del Sur podría allanar el camino para que Mitt Romney gane la importante elección primaria de esta semana, dijeron algunos de sus rivales el domingo, reconociendo que un resultado en ese estado puede ser indicio del fin de la contienda por la nominación.

"Creo que la única manera en que un moderado de Massachusetts pueda salir adelante en Carolina del Sur es si el voto se divide", dijo Newt Gingrich, que se retrata a sí mismo como el único conservador con una "oportunidad realista" de vencer a Romney en la primera elección primaria en el sur del país.

Los sondeos muestran a Romney, el ex gobernador de Massachusetts que obtuvo un cuarto lugar en Carolina del Sur durante su campaña para conseguir la candidatura a la presidencia en 2008, con una ventaja en la intención de voto de cara a los comicios del sábado. El estado tiene una amplia población de evangélicos y otros cristianos conservadores, y hace cuatro años crecieron las preocupaciones por su fe mormona.

Sin embargo, Gingrich, Rick Santorum y Rick Perry han dicho que Romney, luego de las victorias de Iowa y Nueva Hampshire, se sigue beneficiando de un campo fracturado en el Partido Republicano y la incapacidad de los conservadores sociales de fusionarse totalmente en una alternativa única.

"Si por alguna razón no es desbancado aquí y Mitt Romney gana Carolina del Sur ... Creo que esto se habrá terminado", dijo Lindsey Graham, senadora republicana estatal más importante. "Espero que el partido se una en torno suyo si de hecho gana en Carolina del Sur", agregó.

Santorum dijo que Carolina del Sur "no será el final" y habló de la "necesidad de encontrar a fin de cuentas una alternativa conservadora" ante Romney. "Cuando logremos hacer esto una contienda entre dos personas, tenemos una excelente oportunidad de ganar la contienda", dijo el ex senador de Pensilvania que ganó el apoyo de un influyente grupo de conservadores y líderes evangélicos el sábado en Texas.

Perry, el gobernador de Texas, dijo que era "nuestra intención" competir en la siguiente elección, las primarias en Florida el 31 de enero, incluso si acaba de último en Carolina del Sur.

Gingrich dijo que él "reconsideraría" su candidatura si pierde en Carolina del Sur, y reconoció que una victoria de Romney podría significar "una enorme ventaja".

El ex presidente de la Cámara de Representantes apeló al apoyo de "cada conservador que quiera tener un nominado conservador".