El presidente Mauricio Funes afirmó el domingo que reiterará su pedido de perdón el lunes por la matanza de 966 personas en una de las masacres más atroces perpetradas por el ejército durante la guerra civil.

"El lunes voy a ir, junto a mi esposa (Vanda Pignato) y los funcionarios del Gabinete de Gobierno a conmemorar los 20 años del aniversario de los Acuerdos de Paz, al cantón El Mozote, lugar donde lamentablemente se cometió la mayor masacre no solo de nuestro país, sino de toda América Latina", dijo Funes.

Reveló que recientemente se reunió con familiares de las víctimas y les prometió que el vigésimo aniversario lo celebraría en El Mozote, al que llamó "un lugar histórico que es un símbolo del pasado que todos queremos dejar atrás".

"Ya hemos pedido perdón, y lo reiteraré ahora que esté en la comunidad El Mozote, por la masacre cometida durante los años de la guerra, aún cuando no soy responsable de esa masacre, pero como jefe de Estado y Comandante General de las Fuerzas Armadas, tengo que reconocer la participación de una unidad militar de la Fuerza Armada en aquel entonces en semejante magnicidio", manifestó.

"Y tengo que pedir perdón y lo haré", enfatizó el mandatario.

Pero Funes ha dicho que pedir perdón no es suficiente para reparar moral y materialmente a todos aquellos que resultaron afectados por la guerra.

"Por eso yo me voy a trasladar a la comunidad El Mozote, porque en la comunidad El Mozote, yo voy hacer una serie de anuncios de beneficios para la misma comunidad que van a resultar emblemáticos y que pensamos replicarlos a nivel nacional, en la medida en que las capacidades financieras del Estado salvadoreño lo permitan", afirmó.

Entre el 11 y 13 de diciembre de 1981, alrededor de un millar de personas fueron asesinados en El Mozote y otros caseríos aledaños, durante una operación del ahora extinto batallón Atlacatl, durante la guerra civil (1980-1992), en el departamento de Morazán, a unos 210 kilómetros al este de la capital.

Los soldados, entrenados en los Estados Unidos, ingresaron a la zona en busca de las unidades del guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), pero mataron a los civiles que encontraron en el lugar.

Muchos de los cuerpos de las víctimas fueron tirados en el interior de una pequeña iglesia y luego procedieron a incendiarla.

Funes, es un periodista que nunca combatió en la guerrilla, que el 2009 ganó la presidencia de la República postulado por FMLN.

Funes fue el primer presidente de El Salvador en pedir perdón a las víctimas y los familiares por los abusos cometidos por el Estado y sus instituciones durante la guerra civil.

El informe de una comisión de la verdad de Naciones Unidas, divulgado en 1993 luego de la firma de los Acuerdos de Paz que pusieron fin a la guerra civil, responsabilizó de la masacre de El Mozote al coronel Domingo Monterrosa, por entonces comandante del batallón Atlacatl, así como al jefe de operaciones, coronel Armando Azmitia y a otros seis oficiales, entre capitanes y mayores que no fueron juzgados bajo el amparo de amnistía decretada por el presidente Alfredo Cristiani horas antes de divulgarse el documento de la ONU.

Monterrosa y Azmitia murieron en la zona de El Mozote el 23 de octubre de 1984, cuando el helicóptero en el que volaban explotó en el aire por una bomba colocada por la guerrilla.

Soldados del batallón Atlacatl también fueron señalados por la comisión de la verdad del asesinato en 1989 de seis sacerdotes jesuitas y sus dos empleadas.