Los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y de Uruguay, José Mujica, llegaron hoy a la base "Arturo Prat", en el segundo y último día de una visita de ambos a la Antártica, durante la cual el anfitrión anunció planes para reforzar la presencia de su país en el Continente Blanco.

Piñera y Mujica, quienes el sábado visitaron bases de sus respectivos países en la isla Rey Jorge, de las Shetland del Sur, donde incluso compartieron un partido de fútbol, llegaron hoy a la base "Arturo Prat", operada por la Marina chilena, en el buque "Aquiles", de la misma institución.

Durante su estancia en la base uruguaya "José Artigas", Mujica llamó a los países latinoamericanos a mantenerse unidos para preservar la riqueza natural de la Antártica.

En la base "Arturo Prat", situada en la isla Greenwich del mismo archipiélago, Piñera reiteró su propósito de reforzar la presencia de Chile en la Antártica y agradeció a sus "491 compatriotas que hacen patria y soberanía" en el Continente Blanco.

"Chile tiene un vínculo con la Antártica, que es histórico, indisoluble y que vamos a proyectar con mucha fuerza hacia el futuro", sostuvo Piñera, quien confirmó que hay estudios en marcha para construir una nueva base, dentro del Círculo Polar Antártico.

Ello, en el marco de "cuatro pilares" que, según dijo, sostienen la política de Chile respecto de la Antártica, donde su país reclama soberanía sobre un territorio de unos 1.250.000 kilómetros cuadrados.

El primer pilar es la nueva base, "que nos permita fortalecer nuestra proyección hacia este continente, que de acuerdo a nuestra legislación es parte del territorio chileno", dijo Piñera, quien añadió que el Ministerio de Defensa estudia una "ubicación óptima" para instalar la nueva base.

El segundo pilar de la política antártica chilena es fortalecer a la región de Magallanes como puerta de entrada al Continente Antártico.

El tercero, añadió, es revisar los 67 cuerpos legales en que está dispersa la legislación antártica y convertirlos en un sólo cuerpo, que la va hacer "absolutamente compatible con el Tratado Antártico y el Sistema del Tratado Antártico, en una legislación propia del siglo XXI".

El cuarto pilar será convertir a la región de Magallanes en un polo turístico "que nos permita proyectarnos hacia la Antártica y recuperar, en esa materia, el poderío y el liderazgo que Chile siempre tuvo y tiene que tener", señaló.

La agenda de Piñera y Mujica en la Antártica prevé, como última actividad, este mismo domingo, una visita a la Isla Decepción, donde recorrerán los restos de una base chilena y otra británica destruidas por una erupción volcánica en 1967 y abandonadas desde entonces.

Chile es uno de los 28 países consultivos (con derecho a decisión) del Tratado Antártico, firmado en 1959 y en vigor desde 1961, que regula aspectos sobre la libertad de investigación, defensa medioambiental, no proliferación nuclear y preservación pacífica de la Antártica.

José Mujica volverá este lunes a Montevideo junto a su reducida delegación, compuesta por su esposa, la senadora Lucía Topolansky, y un edecán militar.

Piñera ya visitó el Continente Blanco en febrero de 2011 acompañado por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, después de que en noviembre de 2010 las malas condiciones meteorológicas frustraran un viaje similar.