La Policía francesa, en colaboración con la Guardia Civil española, detuvo a tres hombres en una estación ferroviaria de Francia que iban armados y poseían documentos de identidad falsos, bajo la sospecha de que pertenecen a la proscrita organización vasca ETA, anunció el domingo el Ministerio del Interior.

Uno de los detenidos en Joigny, a 150 kilómetros (93 millas) al sudeste de París, es Jon Echeverría Oyarbide, de 33 años y con una orden internacional pendiente de busca y captura. La Policía dijo que poseía material utilizado en la fabricación de explosivos, con posibilidad de ser utilizado en la elaboración de artefactos caseros explosivos.

Los otros dos son Rubén Rivero Campo, buscado por una "ofensa electoral" e Iñigo Sancho Marco, que no estaba reclamado por la Policía, dijo una nota del ministerio. Aclaró que las detenciones fueron realizadas el sábado por la tarde.

Según la nota, los agentes vieron a Echeverría en la estación ferroviaria de Bercy, en París y le siguieron hasta Joigny, donde al parecer se reunió con los otros dos detenidos.

Los tres iban armados y la Policía encontró un vehículo con placas falsas en la playa de estacionamiento de la estación de Joigny.

Las detenciones tuvieron lugar al día siguiente que el ministro del Interior español, Jorge Fernández, insistiera que mientras exista la ETA, sus miembros será buscados con el máximo rigor de la ley.

La televisora estatal TVE dijo que los tres se encuentran detenidos en la comisaría de Auxerre a la espera de ser trasladados a París.

ETA ha matado a 829 personas desde que empuñó las armas en 1968 para crear un estado vasco independiente en el norte de España y suroeste de Francia. Es considerada una organización terrorista por España, la Unión Europea y Estados Unidos.

Una ola de detenciones en los últimos años han debilitado mucho la estructura de ETA y minado su posibilidad de cometer atentados terroristas u obtener fondos por medio de las extorsiones.