El alero novato Ivan Johnson surgió con los cuatro puntos decisivos en los últimos 38 segundos del partido que los Hawks de Atlanta ganaron por 93-91 a los Timberwolves de Minnesota para conseguir el segundo triunfo consecutivo y remontar una desventaja de 18 tantos.

Johnson, de 27 años, que logró su primer doble-doble como profesional (11 puntos y 10 rebotes), a falta de 38 segundos permitió a los Hawks ponerse con ventaja parcial de 91-88, pero el base español, el también novato Ricky Rubio, 11 segundos después, respondió con un triple para empatar a 91-91.

El alero de los Hawks, que hasta esta temporada no había jugado nunca en la NBA ni fue seleccionado en el sorteo universitario, surgió de nuevo con dos tiros de personal a falta de cuatro segundos para el final y estos sí fueron los puntos decisivos porque el ala-pívot Kevin Love falló el intento de triple que hizo antes que concluyese el partido.

Los aciertos encestadores de Johnson, que estuvo perfecto desde la línea de personal (8-8), le convirtieron en el factor sorpresa ganador y sexto jugador de los Hawks.

Johnson impidió que Rubio, que con 1'08'' para el final también logró una canasta que mantuvo a los Timberwolves en el partido, se convirtiese en la gran figura de su equipo y del partido al lograr su quinto doble-doble de la temporada en el segundo encuentro que jugó como titular.

Antes, el escolta Joe Johnson lideró el ataque balanceado de los Hawks (9-4), incluidos 5-1 en su campo del Philips Arena, al conseguir 25 puntos, cinco rebotes y tres asistencias.

Johnson logró un triple cuando faltaba un minuto y 25 segundos para concluir el partido y rompió el empate a 86 para darle la ventaja a los Hawks.

El base Jeff Teague también logró un doble-doble de 20 puntos y 10 asistencias para mantener un gran duelo con Rubio durante todo el partido.

Junto a Ivan Johnson, que también recuperó dos balones, el escolta Willie Green aportó 10 puntos para completar la lista de cuatro jugadores de los Hawks que tuvieron dobles dígitos y como equipo lograron un 41 por ciento de acierto en los tiros de campo, comparado al 43 por ciento de los Timberwolves.

Sin embargo, acertaron con 7 de 21 intentos de triples por tan sólo 4 de 21 del equipo de Minnesota, que la noche anterior jugaron en Nueva Orleans ante los Hornets y vencieron por 87-80.

Pero los Hawks tuvieron el peor partido en el control del balón al perderlo 20 veces por 14 de los Timberwolves.

Los Hawks, a pesar de la ausencia del pívot dominicano Al Horford, fueron superiores a los Timberwolves en el juego bajo los aros al capturar 51 rebotes por tan sólo 40 de los segundos, que volvieron a jugar sin el base puertorriqueño José Juan Barea, lesionado en el tobillo izquierdo.

Love volvió a liderar el ataque de los Timberwolves al conseguir un doble-doble de 30 puntos --duodécima vez como profesional que lo consigue--, y 13 rebotes, pero no fueron suficientes para darle a su equipo el segundo triunfo consecutivo fuera de su campo en lo que va de temporada.

Rubio lo apoyó al conseguir 18 puntos --la mejor marca en lo que va de temporada--, y repartió 12 asistencias para ser el director perfecto del juego de los Timberwolves, que llegaron a tener hasta 18 puntos de ventaja por tan sólo cuatro de los Hawks.

El novato español jugó 35 minutos y anotó 7 de 15 tiros de campo, incluidos 2 de 3 triples, estuvo perfecto desde la línea de personal (2-2), capturó cuatro rebotes, recuperó cinco balones y lo perdió en cuatro ocasiones.

Ficha técnica:

93 - Atlanta Hawks (18+24+21+30): Johnson (25), Teaque (20), Pachulia (6), Smith (8), Williams (8) -cinco inicial-, Collins (2), Radmanovic (4), Green (10), Pargo (-), Johnson (10), y Sloan (-).

91 - Minnesota Timberwolves (24+29+18+20): Ridnour (7), Rubio (18), Milicic (-), Johnson (4), Love (30) -cinco inicial-, Tolliver (5), Ellington (13), Randolph (5), Pekovic (7) y Williams (2).

Árbitros: Derrick Stafford, Courtney Kirkland y Jt Orr. Señalaron faltas técnicas a Smith, de los Hawks. No hubo eliminados por personales.

Incidencias: Partido de la jornada de baloncesto profesional de la NBA, que se disputó en el Philips Arena, de Atlanta, ante 13.135 espectadores.