El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció hoy que su país quiere construir una nueva base en la Antártica para reforzar su presencia en el Continente Blanco, donde se encuentra de visita junto a su homólogo uruguayo, José Mujica.

"Estamos estudiando la posibilidad de inaugurar una nueva base que nos permita una mayor penetración en el continente antártico", señaló el mandatario durante su visita a la Base Aérea Presidente Frei Montalva, ubicada en la península Fildes.

Chile ya posee siete bases en la Antártica y es uno de los 28 países consultivos del Tratado Antártico, que entró en vigor en 1961 y que regula aspectos sobre la libertad de investigación, defensa medioambiental, no proliferación nuclear y preservación pacífica de la Antártica.

Piñera declaró que, como miembro de ese convenio, Chile quiere fortalecer su compromiso como "garante y guardián" de los principios contenidos en él, además de ser pionero en la investigación científica y en el turismo antártico.

"Pero adicionalmente a eso, Chile tiene una pretensión territorial sobre la Antártica", recordó el gobernante.

El inicio de los estudios para construir la nueva base chilena es uno de los aspectos relevantes de la política antártica para los próximos veinte años que el presidente dará a conocer este domingo, según informó a Efe una fuente oficial.

Durante su visita de este sábado a la base Eduardo Frei, donde residen unas ochenta personas, Piñera y Mujica participaron en un partido de fútbol entre la delegación que los acompaña y los funcionarios de la Fuerza Aérea de Chile (Fach) destacados en el lugar.

Los mandatarios, que arribaron a última hora del viernes al Continente Blanco, se dirigieron después a la base uruguaya General Artigas y posteriormente abordarán el buque "Aquiles" de la Armada chilena para visitar las islas Greenwich y Decepción.

El domingo está prevista una visita a la base Arturo Prat de la Armada de Chile antes del regreso a la ciudad chilena de Punta Arenas, situada en el extremo austral del continente americano.

El presidente uruguayo volverá el lunes a Montevideo junto a su reducida delegación, compuesta por su esposa, la senadora Lucía Topolansky, y un edecán militar.

En tanto, Piñera viaja acompañado por la primera dama, Cecilia Morel, quien hoy está de cumpleaños, así como por el ministro de Defensa, Andrés Allamand, y por varios parlamentarios.