El primer ministro nipón, Yoshihiko Noda, expresó hoy su preocupación sobre si Japón será capaz de mantener el nivel de calificación de su deuda, después de que ayer la agencia Standard & Poor's (S&P) degradara la de nueve países de la UE.

"La crisis europea no es un fuego al otro lado del río. Incluso la calificación de deuda en Francia se ha visto rebajada. Si continuamos con la gestión fiscal en curso, Japón estará en el punto de mira", dijo Noda en unas declaraciones en un programa de televisión de Tokio recogidas por la agencia local Kyodo.

Noda hizo estas declaraciones después de que S&P anunciara ayer la rebaja en un escalón de la calificación de la deuda de Francia, Austria, Malta, Eslovaquia y Eslovenia, y la degradación en dos escalones de la nota de Italia, España, Portugal y Chipre.

El primer ministro nipón afirmó que para poder asegurar la viabilidad económica de la nación, presionará para poder aprobar su ambiciosa reforma de la seguridad social y de subida de los impuestos sobre el consumo, añadió Kyodo.

La ley que presentará Noda al Parlamento a finales de marzo prevé aumentar inicialmente en 2014 el impuesto sobre el consumo, actualmente en el 5 %, hasta el 8 % y un año más tarde hasta el 10 %.

La reforma pretende cubrir los costes derivados de una de las sociedades más envejecidas del mundo y con mayor esperanza de vida, y evitar que el país aumente aún más su abultada deuda pública, la mayor del mundo industrializado.

A su vez, también englobará una revisión del gasto administrativo, con medidas como la reducción del número de escaños en la Dieta (Parlamento) o de los salarios de los funcionarios públicos.

En septiembre S&P ya avisó de que "sería inevitable" una nueva rebaja de la calificación de la deuda de Japón a menos que Tokio presente un plan de reforma fiscal "creíble y sostenible".

La agencia crediticia rebajó hace un año la calificación de la deuda de Japón a AA-, por primera vez desde 2002, ante las dificultades del Gobierno para sanear las cuentas públicas.