El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, presentó hoy un programa de beneficios económicos y sociales para los veteranos de la extinta guerrilla, que combatió durante la guerra civil en El Salvador (1980-1992), y que incluye, entre otras cosas, un sistema integral de salud.

En el marco de la conmemoración de los 20 años de la firma de los Acuerdo de Paz (1992), que se cumplirán el lunes, el mandatario presentó el "Programa integral de apoyo a veteranos y veteranas del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)", que ahora es el partido político en el poder.

El mismo contempla la puesta en marcha del Programa Nacional de Atención Integral en Salud para los excombatientes de la extinta guerrilla, que representará "una inversión de 7 millones de dólares en el primer año y otros 16 millones hasta 2014", precisó el gobernante ante centenares de excombatientes del FMLN en el centro ferial de San Salvador.

También anunció la incorporación de 3.400 madres y padres de "excombatiente caídos en la guerra" al sistema de pensiones del Fondo de Protección de Lisiados.

De acuerdo con el presidente, para esas pensiones se van a destinar unos tres millones de dólares cada año.

Además, a partir de marzo próximo el Gobierno va a dar una pensión de 50 dólares mensuales a los veteranos mayores de 70 años.

Con dicha medida, más de 2.700 veteranos mayores de 70 años serán beneficiados, indicó Funes, al tiempo que señaló que 1,5 millones de dólares se invertirán sólo en el primer año en ese rubro.

Anunció que muy pronto el Ejecutivo va a presentar ante la Asamblea Legislativa "un proyecto de ley de apoyo integral a veteranos y veteranas del FMLN", con el fin de garantizar que nuevos Gobiernos no se olviden de los excombatientes.

"No nos podemos arriesgar a que se vuelvan a olvidar de ustedes después del 2014 que termina este Gobierno", expresó.

"Necesitamos que los derechos de los veteranos sean reconocidos, respetados y protegidos, ahora, el año que viene, el siguiente y por siempre", agregó.

Aseguró que dichas medidas "son los primeros pasos" hacia el reconocimiento de los derechos de los veteranos, debido a que aún falta mucho por hacer en beneficio de este sector olvidado, por cuestiones ideológicas, por los anteriores Gobiernos de derecha, sentenció.

Funes, quien llegó al poder en junio de 2009 en representación del FMLN, manifestó que él es el primer presidente que reconoce los derechos de los veteranos de la extinta guerrilla.

El Gobierno instaló el pasado lunes una mesa de diálogo permanente con los veteranos de guerra del Ejército salvadoreño para buscar cómo solucionar sus problemas y que gocen de las políticas públicas de protección y de un programa de salud.

El mandatario recordó que los veteranos del Ejército reciben pensiones a través de la Fuerza Armada.

También confirmó que el próximo lunes, durante el acto de conmemoración de los 20 años de los Acuerdos de Paz, pedirá perdón por la matanza de El Mozote, perpetrada por militares durante la guerra civil y que dejó cerca de un millar de muertos.

La masacre de El Mozote y caseríos aledaños, en el departamento de Morazán, fronterizo con Honduras, se ejecutó entre el 11 y el 13 de diciembre de 1981, y es considerada como la matanza más grande que ha habido en América Latina, destacó Funes.