Un congresista de Estados Unidos exigió hoy la liberación de tres disidentes cubanos detenidos desde noviembre pasado por protestar contra la "pobreza" y el "hambre" en Cuba.

El representante de Florida, Mario Diaz-Balart pidió la inmediata excarcelación de Yvonne Malleza Galano, integrante del colectivo "Damas de Blanco", su esposo Ignacio Martínez y la activista Isabel Alvarez.

Diaz-Balart dijo que la detención de los opositores es otro "atroz recordatorio de la marcada depravación del régimen cubano".

Malleza Galano y Álvarez Mosqueda están en la cárcel "Manto Negro" y Martínez en la prisión "Combinando del Este", en La Habana, según el político republicano de origen cubano.

"Estados Unidos y la comunidad internacional deben demostrar una firme solidaridad con el pueblo cubano y mostrar particular solidaridad con esos valientes prisioneros de conciencia", enfatizó.

Resaltó que a pesar de la "escalada de la represión", los cubanos están demostrando un aumento de tenacidad para enfrentar a la "tiranía".

"Es tiempo de apoyar el creciente movimiento de libertad en Cuba llamando la atención sobre la injusticia del encarcelamiento y cortar cualquier ayuda financiera, retórica y apoyo moral al régimen de Castro", solicitó el congresista.

La organización del exilio cubano Madres y Mujeres Antirepresión por Cuba (M.A.R por Cuba) también reclamó la "inmediata" excarcelación de los tres disidentes y "de todos los presos políticos cubanos".

Al tiempo que denunció un aumento en los últimos meses de la "represión" contra los opositores por parte de la policía política del Gobierno cubano.

M.A.R por Cuba aseveró que "está golpeando brutalmente a varias mujeres, además de mantener sobre ellas una constante presión para impedir su asistencia a misa (como es el caso de las Damas de Blanco) o a otros eventos contestatarios".

"Particularmente desde el lunes de esta semana la violencia policial se ha manifestado con más crudeza en todo el país, tratando de acallar las justas protestas de valientes mujeres cubanas", puntualizó en un comunicado.

Las viviendas de varias de algunas opositaras, según el grupo, fueron atacadas por turbas organizadas e integradas por la policía política del "régimen de los hermanos Castro".