Un juez de la Audiencia Nacional española decidió hoy reactivar la querella que un ciudadano marroquí residente en España interpuso contra responsables estadounidenses por las torturas sufridas durante su detención en la prisión de Guantánamo.

En un auto notificado hoy, el magistrado Pablo Ruz justifica su decisión en la "falta absoluta de respuesta" de las autoridades de Estdos Unidos y del Reino Unido a sendas comisiones rogatorias cursadas a esos países.

Ruz aprecia que los hechos denunciados por Lahcen Ikassrien pueden constituir delitos de torturas y crímenes de guerra y acuerda proseguir la investigación al entender que ésta no se sigue en ningún otro país y que existen "vínculos relevantes con España".

El juez se basa en una resolución dictada hace un año por la Audiencia Nacional, que respaldó que se investigaran los presuntos malos tratos sufridos por Ikassriem en el centro de detención norteamericano situado en territorio cubano al considerar que, pese a ser de nacionalidad marroquí, tiene "arraigo" y "conectividad" con España.