Al prepararse para conducir los Globos de Oro, de nuevo, Ricky Gervais dijo que prefiere que la gente se ría a que se asuste, aunque también disfruta los sustos.

Gervais generó criticas por sus chistes como conductor el año pasado, e incluso el actor Robert Downey Jr. dijo que la noche había tenido un espíritu cruel. Gervais dijo entre risas que había regresado en parte para "molestar" a la gente que dijo que nunca lo volverían a invitar. Los Globos de Oro se entregan el domingo.

En conferencia de prensa Gervais dijo que no trata de herir a nadie o que pasen una mala noche, pero que al final de cuentas le importa muy poco lo que la gente piense.

"Estoy del lado de mis chistes", dijo.

Cuando le preguntaron quienes serán objeto de sus chistes respondió: "¿Objetos? Yo no usaría esa palabra son sujetos".