La patronal alemana quiere acabar con las pausas para fumar que realizan los trabajadores durante la jornada laboral por los costes que conllevan.

"Las pausas para fumar cuestan a las empresas dinero contante y sonante, y alteran el desarrollo del trabajo", denunció el presidente de la Confederación Alemana de Pymes, Mario Ohoven, en unas declaraciones que publica hoy el rotativo Bild.

Ohoven pone como ejemplo el caso de Suecia, donde las empresas han impuesto el concepto de la jornada laboral sin tabaco y solo permiten a sus empleados fumar en la pausa del almuerzo.

En parecidos términos se expresa en el mismo diario la presidenta de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas (UMW), Ursula Frerichs, quien reclama "la abolición de las pausas para los fumadores", ya que ello supone también una discriminación frente a los que no lo son.