París, 13 ene (EFECOM).- El Producto Interior Bruto (PIB) del conjunto de la OCDE subió un 0,6 % en el tercer trimestre, tras el ascenso del 0,3 % en el segundo, gracias en particular a un tirón de carácter técnico en Japón, y pese a las caídas constatadas en varios pequeños países de la zona euro, además de Italia.

Según las cifras comunicadas hoy por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el consumo privado fue el principal elemento de la progresión del PIB de sus 33 países miembros entre julio y septiembre, ya que aportó tres décimas.

El comercio exterior contribuyó con dos décimas a ese ascenso y la formación fija de capital con otro tanto, mientras que la reducción de existencias redujo una décima el PIB, explicó la OCDE en un comunicado.

Japón destacó en el tercer trimestre por un incremento del 1,4 % que tiene que ver sobre todo con un movimiento técnico de recuperación tras los efectos del tsunami del 11 de marzo de 2011, que se dejaron sentir en el trimestre precedente, cuando su economía sufrió un recorte del 0,5 %.

También tuvieron progresiones trimestrales superiores al 1 % dentro de la OCDE durante los meses del verano Turquía (1,7 %), Suecia (1,6 %), Noruega (1,4 %), México (1,3 %) y Estonia (1,2 %).

En el G7 y al margen del Japón, el PIB de Canadá aumentó un 0,9 %, el del Reino Unido un 0,6 %, el de Estados Unidos un 0,5 % como el de Alemania, el de Francia un 0,3 %.

Italia fue el único de este grupo que experimentó una caída, del 0,2 %, pero esa tendencia bajista también se dio en otros miembros de la zona euro.

Aunque España escapó técnicamente a ese descenso al quedar su economía estancada (de hecho creció un insignificante 0,0087 %), no lo consiguieron Irlanda (-1,9 %), Portugal (-0,6 %), Eslovenia (-0,2 %), Holanda (-0,2 %) y Bélgica (-0,1 %).

También cayó el PIB en otros países europeos que no han adoptado la moneda única: Dinamarca un 0,5 % y le República Checa un 0,1 %.

En su globalidad, la economía de la zona euro creció un 0,2 % y la del conjunto de la Unión Europea un 0,3 %.