El ministro francés de Finanzas, François Baroin, espera que el déficit público de su país en 2011 quede en el 5,5 % del producto interior bruto (PIB), dos décimas por debajo de lo que se había previsto.

En declaraciones al diario Le Figaro al término de su entrevista ayer en Berlín con su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble, Baroin indicó que el déficit francés sería mejor del calculado y se acercaría "tal vez al 5,5 %" del PIB.

Tras ese optimismo están las cifras publicadas ayer sobre el déficit de la administración del Estado, que fue de 91.500 millones de euros, 4.000 millones menos de lo que había augurado el Gobierno. Las cifras definitivas de las cuentas públicas francesas se conocerán en unos días.

Por otro lado, Baroin indicó a Le Figaro que había tratado con Schäuble sobre el futuro tratado europeo, sobre el proyecto de tasa sobre las transacciones financieras y de la situación de Grecia, que a su juicio es "peor de lo previsto".

El ministro francés también señaló que la intención con Alemania es "avanzar en un frente unido".