Dinamarca rinde homenaje este fin de semana a la reina Margarita II, quien mañana cumplirá cuarenta años en el trono de este país escandinavo.

Aunque el programa de actos arrancó hace unos días con una recepción en el Parlamento y la inauguración de varias exposiciones relacionadas con la figura de la monarca, las principales actividades se concentrarán mañana y el domingo.

La jornada se abrirá con un desplazamiento a Roskilde, a unos 40 kilómetros al oeste de Copenhague, donde la familia real hará una ofrenda floral en las tumbas de los reyes Federico IX e Ingrid, padres de la reina.

Margarita II y su esposo, el príncipe consorte Enrique, recorrerán luego en carroza el centro de Copenhague hasta llegar al ayuntamiento, donde serán recibidos por el alcalde y desde cuyo balcón saludarán a las personas congregadas en la plaza.

La familia real acudirá por la noche al Salón de Conciertos de la televisión pública DR, donde se celebrará una gala en honor de la homenajeada que será retransmitida en directo.

Un Consejo de Estado en el palacio de Christiansborg, sede del Parlamento, será el primer acto del domingo, seguido por la entrega de regalos a la reina por el Gobierno y el Congreso.

El príncipe heredero Federico homenajeará a su madre y a los invitados extranjeros -se espera la presencia de los reyes de Noruega y de Suecia- con un almuerzo, que precederá a un servicio religioso y al acto final, una cena de gala en palacio.

La monarca danesa accedió al trono a la muerte de su padre, Federico IX, el 14 de enero de 1972, aunque el nombramiento no fue hecho oficial en una ceremonia formal hasta el día siguiente.