Cientos de personas se presentaron el viernes al estadio de los Packers de Green Bay para palear nieve y despejar el campo antes del partido de playoffs del domingo contra los Giants de Nueva York.

Los voluntarios fueron tantos que el club tuvo que rechazar a varios cientos más.

Unas 450 personas ayudaron a despejar la nieve, pero unas 800 tuvieron que irse sin poder ayudar, dijo al diario local Green Bay Press-Gazette el gerente de instalaciones del Lambeau Field, Todd Edlebeck.

Limpiar la nieve del estadio lleva unas cuatro horas. El club pagó 10 dólares por hora a los simpatizantes, un aumento de dos dólares respecto del año pasado.

Algunos de los voluntarios dijeron que era una manera divertida de ganar dinero extra, pero otros querían la oportunidad de trabajar por un día dentro del legendario estadio.