El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ordenó hoy el cierre administrativo del consulado en Miami tras la expulsión por parte del Gobierno de EE.UU. de la cónsul venezolana en esa ciudad estadounidense, Livia Acosta Noguera, que calificó de "injusta", "atropellante" e "inmoral".

"El canciller Nicolás (Maduro) me ha recomendado cerrar el consulado, bueno lo cerraremos, pues. Vamos a cerrarlo, está bien, no habrá consulado en Miami", anunció Chávez al presentar su informe de gestión ante la Asamblea Nacional (Parlamento).

Respondió así a la decisión del Gobierno de EE.UU. de declarar persona non grata a Acosta Noguera, a quien le dio un plazo para abandonar ese país que se venció hace tres días.

El portavoz para Latinoamérica del Departamento de Estado de EE.UU., William Ostick, anunció la decisión el pasado domingo, aunque señaló que no podía dar detalles específicos sobre los motivos de esa determinación.

Chávez admitió que "algunos" le recomendaron expulsar a alguien de la misión diplomática estadounidense, pero que él se negó a responder "como ellos", en alusión a Estados Unidos.

"Yo no tengo ninguna razón para expulsar de aquí a ningún señor cónsul de los Estados Unidos, que tenemos varios", aseguró el gobernante venezolano, quien indicó que no hay ninguna prueba de que ninguno está conspirando "y ojalá nunca la haya".

Explicó que, en cambio, se decantó por el "cierre administrativo" del consulado mientras estudian la situación.

"Es injusta, es atropellante, es inmoral la expulsión de la señora cónsul, que estaba cumpliendo con su obligación, sencillamente, con su trabajo como cónsul. Pero, bueno, es el imperio, sencillamente", agregó.

Criticó que "algunos" en el país se hicieran eco de una decisión que consideró "no es contra la cónsul, es contra Venezuela", contra la dignidad de la nación y lamentó que "algunos venezolanos tienen el imperio en la cabeza", "por dentro".

La expulsión de la diplomática se produjo después de que la cadena de televisión Univisión transmitió en diciembre pasado el documental "La amenaza iraní", sobre una supuesta planificación en 2006 para atacar a los sistemas de varias plantas nucleares en EE.UU., además de la Casa Blanca, el FBI y la CIA.

Algunos de los entrevistados dijeron que las embajadas de Irán, Cuba y Venezuela habrían participado.

Maduro había anticipado que Venezuela daría una respuesta "clara, firme y oportuna" a la medida estadounidense.