La reunión invernal de dueños de los equipos de las Grandes Ligas que se celebra en Arizona ratificó la continuidad del comisionado Bud Selig en el cargo por al menos otros dos años más, hasta el 2014.

La gran labor realizada por Selig en el deporte del béisbol profesional tanto en el apartado económico, como de paz laboral y de incremento de audiencia ha sido premiada por los dueños con la extensión de su contrato por dos temporadas más.

Selig desde que llegó al cargo en 1995 de forma interina hasta el presente ha conseguido que los ingresos del béisbol de las Grandes Ligas pasasen de 1.500 millones de dólares por temporada a 7.000 en la actualidad.

Otro logro importante por Selig ha sido el mantener la paz laboral después de la huelga que se dio en 1994 y que costó la cancelación de la Serie Mundial.

Además, en el apartado deportivo ha conseguido que 14 equipos diferentes hayan llegado a la Serie Mundial y ha conseguido que a pesar de la crisis económica que ha afectado al país, al borde de la recesión en los últimos años, la asistencia de aficionados a los campos del béisbol se ha incrementado.

Por todo estos logros objetivos, los dueños quieren darle a Selig el premio de seguir dos años más al frente de la dirección de las Grandes Ligas con un salario que superará los 22 millones de dólares anuales, además de tener su avión privado para viajar.

Su continuidad al frente del cargo también mantiene a Selig como el comisionado mejor pagado dentro del deporte profesional de Estados Unidos.

Selig, que en el 2014 habrá cumplido 80 años, está también dispuesto a completar su labor con la búsqueda del profesional que pueda ocupar su cargo y de alguna manera continúe la filosofía de gestión que tanto ha beneficiado al deporte del béisbol profesional en Estados Unidos.

El comisionado también tiene ya como objetivo principal inmediato en el apartado deportivo el conseguir que haya dos equipos comodines más por cada liga en la próxima competición de la fase final.

Al menos eso fue lo que manifestó el jueves en la reunión de los dueños donde se le propuso la extensión de su actual contrato.

Selig destacó que se siente "esperanzado" que la ampliación sea posible y evite el problema que surgió la pasada temporada cuando en la última jornada quedaron eliminados de la fase final los Bravos de Atlanta y los Medias Rojas de Boston de los "playoffs" al no poder ganar los comodines en su respectivas ligas de la Nacional y Americana.

El comisionado señaló que el comité a cargo de elaborar el formato de la fase final --que pasará de ocho a diez equipos-- afronta problemas con la programación de fechas, pero trabaja para superar ese aspecto.

El formato incluye un duelo a vida o muerte entre los dos equipos con las mejores marcas en cada liga y que no terminaron primeros en sus divisiones

Selig señaló que esto obligaría a condensar el programa de partidos y se estudia si eso puede ser beneficioso tanto en el apartado deportivo como económico.

Según el nuevo convenio colectivo, las Grandes Ligas y el sindicato de jugadores deben ponerse de acuerdo antes del 1 de marzo para incorporar la ronda adicional de la fase final en 2012.

El comisionado de las Grandes Ligas, que también trabaja en seguir dándole credibilidad y eficacia a todo lo relacionado con la nueva política antidopaje que rige dentro del béisbol de las Grandes Ligas, reiteró que se marcha en ese apartado por el "buen camino".