El periodista italiano, Giovanni Tizian, de 29 años, denunció hoy que desde hace una semana se ve obligado a vivir con escolta tras ser amenazado por la mafia, situación en la que estaban 227 profesionales de la información en 2011.

En un artículo que publica hoy el diario "La Repubblica", Tizian relata cómo sus investigaciones del entramado mafioso en la región de Emilia Romagna (cuya capital es Bolonia) le pusieron en el punto de mira de las organizaciones criminales de la zona, a las que sigue desde la década de los años 90.

En esa época, el joven periodista empezó a contar cómo los clanes (mafiosos) se mueven e imponen servicios a las empresas, obligando a los comerciantes y emprendedores a pagar el pizzo, el "impuesto revolucionario" que exige la mafia.

"Desde que trabajo en Módena (norte) he descubierto que el clan de los Casalesi (la camorra napolitana), la 'Ndrangheta (la mafia calabresa) y la Cosa Nostra siciliana operan en Emilia Romagna como si fuera su propia casa", escribió Tizian.

"Contar el poder de la mafia en el norte es narrar el lado oscuro del país", señaló el cronista, colaborador desde 2006 de la "Gazetta di Modena", y que animó a todos los que, como él, denuncian las coacciones de las organizaciones en empresas y ciudadanos.

El periodista definió a su generación como la de "jóvenes periodistas precarios pero con una pasión inmensa (...) que, por pocos euros, tanto al sur como al norte, nos jugamos la vida para dar a conocer a todos el alcance la 'Ndrangheta, la Cosa Nostra y la Camorra".

Según el joven, se trata de un colectivo que sufre una doble vulnerabilidad, física y económica".

Tizian ha recibido muestras de apoyo en las redes sociales y desde las asociaciones daSud y Stop'Ndrangheta.it, que crearon la plataforma "Yo me llamo Giovanni Tizian".

Según la asociación "Ossigeno per l'informazione" ("Oxígeno para la información") el pasado año un total de 227 periodistas italianos sufrieron algún tipo de amenaza y en el bienio 2009-2010 los amenazados fueron 400.

Entre los casos más conocidos de periodistas amenazados en Italia está el de Roberto Saviano, que contó en 2006 los entresijos de la mafia napolitana en el libro "Gomorra", desde cuya publicación vive escondido y bajo protección policial durante las 24 horas del día por las constantes amenazas de muerte que ha recibido.