El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que asumió este martes su tercer mandato y segundo consecutivo, festejó hoy sin un acto oficial el quinto aniversario de la adhesión de su país a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (Alba), pese a que había convocado a una "celebración".

El Ejecutivo nicaragüense no dio ninguna explicación sobre la suspensión de esa "celebración", que se da un día después de que Ortega jurara como presidente de Nicaragua ante siete jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos sus colegas y aliados Hugo Chávez (Venezuela) y Mahmud Ahmadineyad (Irán), además del príncipe Felipe, heredero de la Corona española.

Entre el martes en la noche y este miércoles, los dignatarios que acompañaron a Ortega abandonaron Nicaragua.

La primera dama nicaragüense y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, informó el pasado jueves de que Ortega celebraría hoy, 11 de enero, el quinto aniversario de la adhesión de Nicaragua al Alba.

"Vamos a estar celebrando los cinco años de Nicaragua en la Alba dándole gracias a Dios por esta prodigiosa fraternidad, por esta alianza de la solidaridad y la complementariedad", dijo Murillo en esa ocasión, a través de un comunicado.

Ortega firmó el 11 de enero de 2007, un día después de que iniciara su anterior mandato, la adhesión de Nicaragua al Alba.

En ese acto, celebrado en el Teatro Nacional Rubén Darío, en Managua, participaron sus homólogos de Venezuela, Hugo Chávez; Bolivia, Evo Morales y el entonces vicepresidente de Cuba, José Ramón Machado.

Chávez anunció anoche en Managua que convocará a una cumbre de presidentes del Alba con el propósito de "lanzar a nuevos espacios" esa iniciativa, sin precisar fecha.

Además de Nicaragua y Venezuela, el Alba está integrada por Bolivia, Cuba, Ecuador, San Vicente y las Granadinas, Dominica, y Antigua y Barbuda.

Nicaragua ha recibido de Venezuela una cooperación por 1.944,5 millones de dólares desde que Ortega llegó al poder en 2007.