Ana y Javier son dos Colombianos emprendedores que se conocieron en Colombia cuando aun eran adolecentes. Proceden de familias humildes y trabajadoras. Su amistad se convirtió en cortejo y su cortejo  en un amor profundo que los ha llevado a compartir sus vidas por  más de tres décadas. Entre las cosas que  comparten,  siempre ha estado la idea de prosperar. Para ellos, prosperar significa desarrollar sus ideas y convertirlas en iniciativas que generen riqueza para su familia y para ellos como individuos. Durante los primeros años como esposos  lograron crear una pequeña empresa maquiladora textil en Colombia, que generaba 100 empleos directos y unos 50 indirectos cuando subcontrataban pequeños talleres.

A la empresa le fue bien durante los primeros años, pero conforme crecían y el país cambiaba de gobernantes, los impuestos fueron aumentando y las reglas del juego cambiaron, haciendo cada vez más complicado sostener el negocio y generar empleo. Esta pareja no tuvo otro remedio más que cerrar las puertas de su fábrica, apagar las luces y guardar en una gaveta de sus corazones la iniciativa que les estaba generando bienestar a ellos y a sus empleados.

En los años que Ana y Javier residían en Colombia la situación social emporó, la violencia física y psicológica a manos de grupos rebeldes aumento, lo cual los obligo a pensar en emigrar a otro país.

Los Estados Unidos de América fue el objetivo principal de esta pareja, ya que sus ideas de crear nuevamente una empresa continuaban y ellos estaban seguros que en el país de la libertad podrían llevar a cabo sus iniciativas.

Fue así como esta pareja llego a los Estados Unidos en donde actualmente hay 50,5 millones de Hispanos o Latinos que sueñan con un futuro prospero.

Ana y Javier eligieron la Florida como su hogar estableciéndose  en Miami.


Según datos del censo del año 2000 el 1.6% de la población en Miami era de origen Colombiano. En el año 2010 la cónsul de Colombia en Miami comento que aproximadamente un millón de Colombianos viven en la Florida, alrededor del 70% de ellos residen en el sur del estado.

Como emprendedores que siempre han sido, al igual que la mayoría de Hispanos o Latinos, Ana y Javier empezaron a crear relaciones que les amplio el panorama empresarial de la ciudad. Poco a poco fueron adquiriendo el equipo necesario para crear sus productos y se enfocaron en el mercado de la alta costura, en donde paso a paso han ido armando una clientela fiel a sus servicios y productos. En varias ocasiones la demanda de sus productos ha subido a tal punto que se ha hecho indispensable contratar a otras personas, generando así empleo en su comunidad.

Sin embargo en días pasados, yo tuve la oportunidad de hablar con ellos y me transmitieron su deseo de crecer más y de generar no solo empleo temporal sino fijo a otras personas.
Después de una larga charla, descubrí que lo único que les impide seguir creciendo más, son las limitaciones por parte de oficinas gubernamentales que entorpecen el desarrollo de las iniciativas.

Conforme al reporte de la Oficina de Administración de Pequeños Negocios, Las pequeñas empresas representan en la actualidad tres cuartas partes de los nuevos empleos en este país. Sin embargo, de acuerdo a la Cámara de Comercio de la Florida a partir del 2008 las pequeñas empresas se enfrentan a un costo regulatorio anual de $10.585 dólares por empleado, lo cual es un 36% más alto que los costos regulatorios que enfrentan las grandes firmas, (Se define como grande a una empresa con más de 500 empleados).

Me pareció irónico que ellos hayan salido de un país en donde las regulaciones gubernamentales no los dejaban respirar, hacia otro que promueve las libertades pero en donde los actuales gobernantes lo están convirtiendo en lo mismo de lo que ellos huyeron.

Al pasar de los años los Estados Unidos han ido cambiando. Nos hemos vuelto menos libres y como resultado menos prósperos. Nuestro país ahora se está pareciendo más y  más a nuestros países de origen, porque nuestro gobierno ha comenzado a parecerse más a los gobiernos que dejamos atrás.

Si el gobierno actual pensara en la gente, se daría cuenta que apoyando a entusiasta como Ana y Javier el desempleo entre los Hispanos o Latinos estadounidenses, no estaría hoy en la triste cifra del 11%.

Todos llegamos a esta nación con un sueño, el sueño de prosperar y de ser libres de hacerlo, pero nos están arrebatando el sueño. Informémonos, no dejemos que eso suceda.

Hay muy buenos lugares en donde podemos encontrar información de cómo cambiar a un gobierno que nos quiere limitar, pero específicamente les recomiendo uno creado para Hispanos o Latinos emprendedores como nosotros http://thelibreinitiative.com/

Y como dice mi amigo Daniel Garza " Reclama el sueño, escoge la prosperidad, y se LIBRE.”

Acerca del autor: César Grajales Está terminando su especialización en Finanzas, es asesor e inversionista en los mercados de capitales y miembro activo de la ONG  sin ánimo de lucro, La Iniciativa LIBRE E-mail: cgrajales@thelibreinitiative.com. Para conocer más acerca de La Iniciativa LIBRE visite www.thelibreinitiative.com , su página de Facebook (The Libre Initiative) y sígalos en twitter: @libreinitiative

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino