El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió hoy al Congreso una nueva ampliación, de 1,2 billones de dólares, del techo de la deuda estadounidense, en una carta a los líderes de ambas cámaras del Legislativo.

"Certifico que la deuda sujeta a límite se encuentra a menos de 100.000 millones del techo establecido (...) y que es necesario un mayor endeudamiento para hacer frente a los compromisos adquiridos", indica Obama en su misiva.

Se trata de la tercera y última ampliación que el mandatario estadounidense puede solicitar bajo el acuerdo alcanzado a mediados de 2011 para ampliar la deuda nacional, actualmente en los 15,2 billones de dólares.

Inicialmente, el presidente de EE.UU. tenía previsto solicitar la ampliación el pasado diciembre, aunque optó por aplazar la petición debido al receso navideño en el Congreso.

El Departamento del Tesoro informó a finales de diciembre que la deuda de EE.UU. se encontraba entonces a menos de 100.000 millones de dólares de su límite.

Una vez presentada la solicitud, los congresistas disponen de 15 días para responder.

Si ocurrieran objeciones por parte del Legislativo, Obama las vetaría para evitar que se repita un episodio como el del pasado año, cuando las disputas entre demócratas y republicanos sobre el techo de la deuda amenazaron con hacer entrar al país en quiebra técnica en agosto.

Cabe esperar, no obstante, que los republicanos quieran aprovechar la posibilidad de poner en entredicho la política de gasto de la Casa Blanca en pleno año electoral, en el que el Obama buscará la reelección.

Las disputas del pasado verano llevaron a que la agencia Standard & Poor's rebajara en agosto por primera vez en la historia la nota de crédito de AAA, la máxima posible, a AA+.

Los desacuerdos se saldaron con una ley que aumentó el techo de la deuda -que hasta ese momento era de 14,29 billones de dólares- en 2,1 billones de dólares en tres fases, a cambio de medidas para reducir 2 billones de dólares del abultado déficit de EE.UU. en los próximos diez años.