El ministro brasileño de Integración Nacional, Fernando Bezerra, rechazó hoy las acusaciones de nepotismo y de favorecimiento de su estado natal, Pernambuco, en el reparto de fondos públicos para enfrentar los desastres por las lluvias y dijo que en 30 años de vida pública no ha sufrido condenas por irregularidades.

En una comparecencia ante una comisión representativa del Senado brasileño, Bezerra, del Partido Socialista Brasileño (PSB), aliado de la Administración de la presidenta Dilma Rousseff, aseguró que el "Gobierno federal procura tratar con equidad a todos los estados brasileños".

El ministro negó las acusaciones recogidas por la prensa brasileña en los últimos días que aseguran que favoreció a Pernambuco (noreste) en la distribución de los fondos del Gobierno federal para combatir los efectos de las lluvias y las inundaciones.

Además, la prensa acusó al ministro de incurrir en nepotismo en favor de su hijo, el diputado Fernando Coelho, en la recepción de ayudas financieras complementarias del Congreso, así como de influir en el mantenimiento de su hermano Clementino Coelho en la presidencia de la estatal Compañía de Desarrollo de los Valles do Sao Francisco y Parnaíba (Codevasf).

"Nunca hubo recomendación o nombramiento de parientes por parte del ministro de Integración para la dirección de Codevasf", dijo Bezerra, quien aseguró que su hermano alcanzó la cúpula del organismo de forma interina por ser el director con mayor antigüedad, como preven los estatutos de la compañía.

El ministro argumentó que "no hay cuentas irregulares, no existen condenas por deshonestidad administrativa" contra él en sus 30 años de vida pública.

Asimismo, dijo que las inversiones ejecutadas en Pernambuco contaron con el apoyo de varios ministerios y responden a criterios "técnicos".

El ministro manifestó sentir "alegría" por haber comparecido frente a "aquellos que representan al pueblo brasileño" y aseguró sentir "pasión" por su trabajo.

Bezerra dijo además que ante las informaciones difundidas en distintas publicaciones brasileñas, el Ministerio ha actuado respondiendo debidamente con hasta "trece notas de esclarecimiento".