El arquero de la selección brasileña campeona del mundo en 2002, Marcos, quien oficializó hoy su retirada del fútbol, reveló que en ese Mundial le pidió al entonces seleccionador nacional Luiz Felipe Scolari que no lo tuviera en cuenta como titular.

"Yo no quería ser el titular, porque Rogerio Ceni y Dida estaban 'volando' en sus equipos y le dije a 'Felipao' que era mejor ponerlos a jugar a ellos, pero él ignoró mi pedido y apostó por mí", señaló Marcos durante la rueda de prensa en la que hizo oficial su retirada del fútbol activo.

Para Marcos, los guardametas Ceni, del Sao Paulo, y Dida, que en la época defendía al Corinthians, tenían un mejor nivel para disputarse la titularidad en el Mundial de Corea del Sur-Japón 2002, pero Scolari, que ya lo había dirigido en el Palmeiras, se decidió por él.

"Conseguí actuar bien y terminé siendo campeón del mundo, fue una emoción muy fuerte", apuntó Marcos, de 38 años y quien manifestó que abandonaba las canchas por su "lucha diaria con la balanza", para controlar su sobrepeso, y por los constantes dolores que le impidieron en 2011 disputar la mayoría de partidos de la temporada.

La semana pasada el exmundialista César Sampaio, actual gerente del Palmeiras, único club en el que jugó Marcos a lo largo de 20 años de carrera deportiva, había anunciado la decisión del portero.

El Palmeiras anunció que va a jugar un partido de despedida, a mediados de la próxima temporada, y mantendrá ligado a Marcos con el club, que sacará de circulación el número 12 entre sus jugadores profesionales.

Nacido en la localidad de Oriente (Sao Paulo) el 4 de agosto de 1973, Marcos Roberto Silveira Reis debutó en la portería del Palmeiras en 1992 con 18 años.

Corpulento, de 1,93 metros y siempre con el dorsal 12, gracias a sus reflejos se ganó el apodo de 'San Marcos' por parte de la afición del Palmeiras, equipo con el que jugó 530 partidos.

En sus 20 temporadas en activo, Marcos ganó dos Ligas (1993 y 1994), la Copa Libertadores de 1999 y la Mercosur de 1998, además de una Copa de Brasil (1998), cuatro campeonatos regionales de Sao Paulo y otros torneos menores.

Con la selección brasileña jugó 29 partidos y ganó tres títulos: la Copa América de Paraguay 1999, la Copa de las Confederaciones de Alemania 2005 y el Mundial de Corea del Sur-Japón 2002, en el que mostró su repertorio de grandes atajadas.