El piloto colombiano de autos Juan Manuel Linares y su copiloto, Andrés Campuzano, explicaron hoy que la caída de una piedra causó la avería que les obligó a retirarse del rally Dakar 2012 (Argentina, Chile y Perú) el pasado 3 de enero.

En una entrevista con Efe, Linares y Campuzano detallaron en Bogotá que su retiro de la competencia obedeció a que en la segunda etapa del rally una piedra golpeó un cardán (mecanismo de rotación), el cual se debilitó y dañó gran parte de la transmisión del vehículo.

"Lo que hicimos fue quitarle el cardán antes de llegar al final de la etapa que eran las dunas y corrimos toda la segunda etapa sin el cardán", recordó el piloto Linares.

En su camino por las dunas de la provincia de San Juan, en el oeste de Argentina, el vehículo perdía fuerza después de haber sufrido el incidente, y como sus pilotos necesitaban tracción en las cuatro llantas, decidieron volver a poner el artefacto descompuesto.

"Le pusimos el cardán trasero y en algún momento que se esforzó se rompió en dos pedazos y uno de ellos salió volando hacia la parte superior del carro, rompió el piso y el tanque de la gasolina. Entonces, nosotros al quedar sin combustible, no pudimos seguir", afirmó Linares.

Con esta explicación, los deportistas desmontaron las versiones publicadas en los medios colombianos que apuntaban a que se perdieron en el desierto y estuvieron incomunicados durante horas.

"No estábamos perdidos ni estábamos accidentados", argumentó Linares antes de relatar que por orden del director de su equipo, patrocinado por Café de Colombia, entre otros, tuvieron que esperar al camión de asistencia.

Dicho vehículo llegó al anochecer, por lo que el equipo tuvo que quedarse a dormir en el desierto y esperar hasta la mañana para poder arreglar el auto y continuar en la competencia.

Con la primera luz del día los automovilistas intentaron reparar el tanque de gasolina sin éxito, lo que les obligó a abandonar la etapa, que sin embargo lograron terminar gracias al camión que les remolcó.

Linares, administrador de empresas y piloto de karts desde que tenía 7 años, y Campuzano, ingeniero automotriz, están animados a participar por tercera vez en el próximo rally Dakar, puesto para ellos es un reto personal.

"Esperamos en el 2013 llegar a la meta porque la tercera es la vencida. Esto ya es personal", aseveró Linares.

Para estos colombianos el Dakar no es una carrera de automovilismo sin más, sino una composición de varios factores.

"No solamente se necesita saber manejar, se necesita trabajar en equipo, crear una estrategia, tener una buena comunicación y hasta saber principios básicos de supervivencia" porque las condiciones son muy duras, añadió el deportista Linares.

Ambos corredores creen que pueden obtener mejores resultados en el siguiente Dakar, y aunque saben que sólo con más experiencia pueden ganar la competencia, confían en obtener un buen lugar, como el que ostentaron el año pasado al llegar a la posición 17 en el rally de Rusia.

"Vamos a hacer nuestra carrera, obtener un buen lugar, pero también midiendo los riesgos. Cuando uno los mide, disminuyen los peligros de la carrera, no quiere decir que no existan, sí los hay, pero al disminuir los riesgos, y esa pasión por esa aventura que es el Dakar, pues lo hace a uno volver", añadió Linares.

Y concluyó que "hay que saber planear el día a día, es una carrera demasiado larga, en una carrera de estas cualquier cosa puede pasar", al recordar que esta semana se retiró el campeón del 2011 Nasser al Attiyah, aún con un presupuesto ilimitado.

El objetivo de estos colombianos es regresar al Dakar el año próximo y además llegar a la meta. EFE

Mailyn Castro