El Consejo de Seguridad de la ONU expresó hoy su "honda preocupación" por la situación en Somalia y urgió a la comunidad internacional a apoyar los esfuerzos de la misión de paz de la Unión Africana para ayudar al gobierno de transición a restaurar la paz y la estabilidad en el país.

"Los miembros del Consejo muestran su total apoyo a la Misión de la Unión Africana para Somalia (Amisom) y resaltan la importancia del apoyo de la comunidad internacional para que sigan contando con recursos de forma predecible, segura y a tiempo", afirmó el máximo órgano de seguridad de la ONU en un comunicado de prensa.

Los quince representantes del Consejo de Seguridad celebraron hoy un debate abierto sobre la crisis política y humanitaria en Somalia en el que intervinieron el subsecretario general de la ONU para Asuntos Políticos, Lynn Pascoe, y el comisario para la Paz y la Seguridad de la Unión Africana (UA), Ramtane Lamamra.

Al término de la reunión, reiteraron su apoyo a los acuerdos de Yibuti como base para cualquier resolución del conflicto en Somalia, y el acuerdo de Kampala de junio pasado y la Hoja de Ruta cuyo calendario prevé que el proceso de transición en el país concluya el próximo mes de agosto.

Por ello hicieron un llamamiento al Gobierno Federal de Transición para que permanezcan "unidos", demuestren voluntad política para afrontar los retos por delante y se centren en cumplir los acuerdos y los tiempos marcados en la hoja de ruta ya que, advirtieron, un retraso en el calendario sería "inaceptable".

Los quince países del máximo órgano de seguridad de Naciones Unidas añadieron también que están dispuestos a apoyar "acciones" contra quienes busquen "minar" el proceso de paz en el país africano para impedir la paz, la seguridad y la estabilidad en Somalia.

Así, tras comprometerse a seguir de cerca los acontecimientos en el país, los miembros del Consejo de Seguridad tomaron nota de las últimas recomendaciones de la Unión Africana y de los planes del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de presentar un informe al respecto.

Durante su intervención, el subsecretario general de la ONU para Asuntos Políticos dijo que en el frente de la seguridad, una "ofensiva militar concertada" por la misión de la Unión Africana en Somalia y los países de la región puede seguir siendo una "oportunidad" para derrotar al grupo Al Shabaab.

Pascoe elevó también su preocupación por el impacto que pueda tener la actual crisis parlamentaria en el país africano, e instó de nuevo a la comunidad internacional a apoyar los esfuerzos del Gobierno de transición para resolver las disputas "a través del diálogo".

Por otro lado, los miembros del Consejo reiteraron hoy su grave preocupación por la continuada crisis humanitaria en Somalia, en especial la hambruna que está causando estragos en algunas zonas del país, y urgieron a la comunidad internacional a seguir prestando ayuda a los afectados.

Por ello, renovaron su llamamiento a todas las partes y a los grupos armados para que permitan la llegada de la ayuda humanitaria a las zonas que más lo necesitan, y que adopten las medidas que sean necesarias para garantizar la seguridad del personal humanitario.

Durante el debate, el representante francés dijo que la crisis humanitaria constituye siempre un "factor de preocupación" en el país africano, donde recordó que hay cuatro millones de personas que necesitan asistencia alimentaria y lamentó que el acceso de esa ayuda no sea posible por la situación reinante.

Por su parte, el embajador británico, Mark Lyall Grant, se mostró confiado en que Somalia tiene una oportunidad para resolver los grandes retos que enfrenta por delante en la conferencia internacional convocada en Londres por el primer ministro, David Cameron, para el próximo 23 de febrero.

El diplomático británico también lamentó que el problema de la piratería siga representando una "seria amenaza" para la comunidad internacional en su conjunto, ya que "desestabiliza" Somalia y mina los esfuerzos de la comunidad internacional para promover el imperio de la ley y la seguridad.